¿Es nutritiva y sustentable una dieta de origen vegetal?

¿Es nutritiva y sustentable una dieta de origen vegetal?

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

Las dietas a bases de planta son percibidas a priori como saludables y sustentables, en contraposición a las de origen animal, que necesita más recursos para producirse. Tres expertas valoran las características de una alimentación vegetal y la viabilidad de su consumo.


Sin duda, una de las tendencias más fuertes en la industria alimentaria en los últimos años es la búsqueda de dietas alternativas, con el objetivo de disminuir los productos de origen animal.

Sin embargo, los desafíos de la producción de alimentos contemplan una gestión de los recursos destinados al sustento del sector de los cárnicos. Según la técnica en cultivo celular de Laboratorios Craveri, con sede en Argentina, Melina Rozembaum, a nivel mundial es necesario usar un 30 % del agua dulce disponible; un 30 % de la superficie terrestre cultivable; un 33 % de tierra cultivable para la alimentación de ganado; y un 26 % de tierra para pastoreo; todo esto para sostener la industria de cárnica. Además, este rubro es responsable de la producción de un 15% de los gases de efecto invernadero.

De ahí viene la necesidad de un equilibrio en el paradigma del consumo moderno y la búsqueda por establecer alternativas a la dieta de origen animal. No se trata solo de un reto de sostenibilidad, también lo es sobre el reconocimiento de nuevas tendencias de consumo.

La consultora Global Market Insights estima que solamente el mercado de ingredientes a base de plantas tiene un valor de USD 8 billones y se proyecta que para 2025 el tamaño crezca a 13. Asimismo, esta consultora valora el mercado de carne de origen vegetal en USD 150 millones y estima que su crecimiento para 2025 será a una cifra de 320.

No obstante, ¿pueden las personas depender de dietas exclusivamente provenientes de productos a base de plantas? ¿Es recomendable por temas de salud y nutrición? Tres nutriólogas responden a estos interrogantes.

¿Qué es una dieta plant-based?

Antes que nada es necesario definir a qué se refiere el término plant-based. La dra. Diana Salazar, médica nutrióloga, especialista en alimentación materno-infantil, cree que es fácil confundir una dieta basada en plantas con una vegetariana o vegana.

"En una alimentación de este tipo, además de las proteínas de origen vegetal, como garbanzos o fríjoles, también se incluye la papa, por ejemplo", afirmó Salazar. Sin embargo, resaltó que aunque su base se encuentra en las plantas, también puede incluir productos de origen animal, como carne, pollo o pescado.

Así, en una dieta plant-based predominan las frutas, las verduras y los cereales integrales, y puede ser complementada con productos procesados y proteínas animales, lo que la diferencia de una dieta vegana, o de una ovolactovegetariana, que incluye el consumo de lácteos y huevos, pero sin carne animal.

¿Es la dieta plant-based nutritiva?

Una de las primeras preguntas que suelen hacer los consumidores sobre dietas vegetarianas o veganas es: ¿puede darme una dieta plant-based todos los nutrientes que necesito? Por lo general, la duda se forma por el tema de la proteína, que resulta fundamental para el funcionamiento del cuerpo humano y que es abundante en productos de origen animal.

Salazar explica que una dieta plant-based es recomendable en cualquier etapa del desarrollo vital: niñez, adolescencia, maternidad, etc. En ese mismo punto coincide la dra. Sara Cardona, pediatra especializada en nutrición, quien también insiste que, incluso, es una dieta recomendable para atletas.

En palabras de la nutrióloga Ana María Yepes: “La Academia Americana de Nutrición y Dietética avala las dietas basadas 100 % en plantas en todo tipo de población. Sirven para dietas complementarias de bebés, mujeres embarazadas o lactantes, en deportistas de alto rendimiento, adultos mayores sin inconvenientes ni excepción, a no ser que la medicina identifique lo contrario. Es casi la única contraindicación”.

No obstante, esta última recomienda que este tipo de alimentación se complemente con algunas proteínas animales, como el huevo, pues hacen de la transición más segura para el consumidor. “Hay que aumentar la ingesta de huevo, por ejemplo, pues tiene vitamina B12, por eso es más seguro suplementar”, indica la dra. Cardona.

La dra. Yepes coincide con esta idea, pues ha visto que la ingesta de algunos alimentos de origen vegetal debe ser mayor para emular lo que ofrecen los productos provenientes de animales.

Si la inquietud acerca del aporte proteínico de los alimentos plan-based persiste, solo hay que ver cuánto es el porcentaje en algunos de los ingredientes más utilizados en este tipo de dietas.

“Claro que hay diferencia en el aporte de proteínas entre productos animales y vegetales”, dice la dra. Diana Salazar. En adición, la dra. Yepes llama a identificar un balance en macronutrientes, entre carbohidratos, proteínas y grasas. “Uno podría pasarse de carbohidratos si no está bien estructurada la dieta”, señala Yepes. Estos descuidos pueden derivar en varias problemáticas, como la pérdida de peso, masa muscular o el aumento de masa corporal.

¿Qué pasa con los procesados?

La industria alimentaria también está incursionando en este segmento con barras de cereales o las llamadas leches vegetales, sin embargo las expertas expresaron algunas recomendaciones a la hora de elegir estos productos.
“Hay que revisar los ingredientes, qué procesos lleva y evitar aquellos que tengan un listado extenso. El ideal es que no sean más de cinco ingredientes”, aconseja la dra. Salazar.

Por su parte, la dra. Cardona recomienda consumir alimentos frescos a la hora de la transición de dieta, usando “recetas sencillas que no requieran de muchos ingredientes”. “Recomiendo leer las etiquetas, tener en cuenta que el primer ítem siempre es el de mayor cantidad. También estar atentos al azúcar, y en el caso de embutidos, a la cantidad de sodio o algún conservante".

La dra. Yepes también aconseja ser cuidadosos con la cantidad de harinas blancas en lo procesados; de ser posible, encontrar productos que utilicen harinas integrales que contienen más proteínas y nutrientes. Aquí se incluyen las pastas y panes. Igualmente, es ideal buscar aceites ricos en Omega 6, como el de maíz, de soya, de girasol y de palma.

En los procesados como los jamones veganos –en realidad, sucede con todo tipo de embutidos- se necesita especial atención, debido a que estos contienen nitritos, una sustancia que está asociada al riesgo de desarrollo de cáncer.

“Muchas compañías han aprovechado la oportunidad del mercado para ofrecer productos vegetales pero se ha perdido el objetivo de nutrir. Se enfocan en que sea atractivo al paladar”, señala la dra. Yepes.

Y agregó: “Un ejemplo de esto son algunas bebidas vegetales que ofrecen, en realidad, un bajo nivel de nutrientes, no por su volumen dentro de la bebida sino por su escasa biodisponibilidad, es decir, que al ser consumidos no son absorbidos por la sangre".

Recomendaciones para la transición

Para la dra. Cardona es fundamental que los consumidores sepan dónde conseguir los ingredientes que necesitan para su dieta a base de plantas. “Mi recomendación es que compren local y productos de temporada, son más frescos y menos costosos”. Mientras la alimentación sea básica y variada, apegarse a estas dietas se facilita.

Por otra parte, es necesario conocer los beneficios generales de dietas a base de plantas, pues en comparación con la alimentación animal, no cuenta con colesterol ni grasas saturadas, lo cual resulta como un beneficio a la salud.
Uno de los consejos más importantes es también identificar sustancias que deban ser desactivadas, como es el caso del ácido fítico.

Triturar, remojar o incluso hacer germinar (en caso de principalmente las legumbres) algunos productos permiten contrarrestar las propiedades de estos anti nutrientes para sacar un mayor provecho de la dieta basada en plantas. “Muchos de estos procesos no están presentes en las industrias, es algo que deben revisar”, dice la dra. Yepes.

Te podría interesar...

Lo más leído

Descarbonización en América Latina
Gestión de proyectos

El uso de energías renovables y la generación de políticas para impulsar la transformación...

Laura Flórez・Ago 10, 2022
El ABC del impuesto a bebidas azucaradas
Ingredientes y aditivos

Con la aprobación de la Reforma Tributaria en Colombia, esto es lo que pueden esperar los ...

Jorge Iván Parada Hernández, periodista de IAlimentos・Nov 9, 2022
sabores, sabores nuevos, salud, alimentación saludable, inflación
Innovación e investigación

La preocupación por la salud y el bienestar dejó una huella indeleble en los consumidores,...

Joan Bocanegra, editor Revista IAlimentos・Ago 11, 2022
Es cierto que el Omega-3 sirve para bajar de peso
Aceites y grasas

El Omega-3, un tipo de grasa insaturada, ha demostrado su eficiencia para disminuir el ape...

Equipo editorial IAlimentos・Jun 22, 2015

Notas recomendadas por el editor

LEER MÁS »

05/04/2018

Empaques que activan su marca

Uno de los factores más importantes para que determinado producto tenga un debido posicionamiento y reconocimiento en su sector, son los empaques q

LEER MÁS »

14/10/2018

¿Cómo elegir saborizantes especializados en cár...

Debido a las restricciones en términos de mano de obra y los costos de procesamiento de carne, los productos fabricados no tienen un sabor adecuad

LEER MÁS »