¿Qué son ultraprocesados y por qué cuesta identificarlos?

 

¿Qué son ultraprocesados y por qué cuesta identificarlos?

 

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

Nuevas consideraciones por la salud han hecho que los consumidores se pregunten qué son en realidad los productos ultraprocesados y por qué, en ocasiones, es tan difícil identificarlos. Esto es lo que tiene que saber.


En primer lugar hay que entender que los ultraprocesados son productos, no alimentos. Esto quiere decir que son comestibles preparados industrialmente y elaborados a partir de sustancias e ingredientes derivados de otros alimentos.

En otras palabras, son productos cuyo estado natural ha sido alterado al transformarlos y añadirles sal, azúcar, grasas u otros aditivos como colorantes y  saborizantes. En muchas ocasiones, no es posible reconocer la fuente vegetal o animal de estas preparaciones.

Buscando una definición más específica, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los productos ultraprocesados "son formulaciones industriales principalmente a base de sustancias extraídas o derivadas de alimentos, además de aditivos y cosméticos que dan color, sabor o textura para intentar imitar a los alimentos. Estos productos están nutricionalmente desequilibrados. Tienen un elevado contenido en azúcares libres, grasa total, grasas saturadas y sodio, y un bajo contenido en proteína, fibra alimentaria, minerales y vitaminas, en comparación con los productos, platos y comidas sin procesar o mínimamente procesados."

En ese sentido, expertos como Carlos Ríos, nutricionista español y reconocido por su lucha en contra de los ultraprocesados, afirman que para identificar un producto ultraprocesado basta con mirar la etiqueta. Si contiene más de cinco ingredientes distintos y entre ellos hay azúcares, harinas refinadas, aceites vegetales refinados, aditivos o sal, se trataría de un producto ultraprocesado.

Características

Al ser fabricados con excesos de azúcar, grasas y otros aditivos sintéticos, los productos ultraprocesados suelen contar con características organolépticas de procedencia industrial que estimulan el cerebro para aumentar el apetito y el gusto de los consumidores.

De acuerdo a Mercedes Mora, magister en Nutrición Humana de la Universidad de Londres y profesora de la Universidad Javeriana, estos ingredientes que aumentan el sabor o mejoran el color y la apariencia de estos comestibles, son generalmente los que inducen a los consumidores a adquirir de nuevo este tipo de productos.

Lea también: ACTA rechaza la noción actual de "ultraprocesado" en Colombia

“Estas sustancias, que son sintéticas, no existieron en el proceso evolutivo de los seres humanos y al introducirlas en la dieta producen una sobreestimulación. Cuando tenemos ese tipo de sabores tan extremos el cerebro quiere volver a probarlos”, afirma la profesora.

¿Por qué son difíciles de identificar?

Como se mencionó anteriormente, con mirar la etiqueta del producto es suficiente para identificar un ultraprocesado. Sin embargo, en muchas ocasiones, los ultraprocesados suelen venir acompañados de afirmaciones de salud, que la marca utiliza para promover su consumo.

“Rico en fibra” y “bajo en grasas”, son solo algunos de los ejemplos de leyendas que los productos ultraprocesados pueden contener en su envase. Ríos explica que, una barra de cereal que afirme ser “baja en calorías”, suele tener poco aporte calórico porque en realidad es una porción pequeña, sin embargo, el exceso de azúcares o edulcorantes hacen que el consumidor termine comiendo dos o incluso tres de estas barras.

Otro ejemplo que expone el nutricionista es de las ensaladas envasadas. Según el español, por más que el producto lleve brotes verdes, el pan está elaborado con harinas refinadas y la salsa con aceites refinados, sal y azúcares.

Estos excesos de azúcares o grasas son los que llegan a derivar en enfermedades asociadas con el consumo de ultraprocesados, como obesidad, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes y sobrepreso, entre otras.

¿Hay ultraprocesados buenos?

Sí. Según Carlos Ríos, si al momento de revisar la etiqueta, el producto tiene entre uno y cinco ingredientes, y estos no cuentan con cantidades importantes (menos o igual al 5-10% del total) de azúcar añadido, harina refinada o aceite vegetal, puede considerarse como un producto ultraprocesado que no es perjudicial para la salud. Algunos ejemplos de estos productos son:

• Yogures naturales sin nada de azúcar

• La fruta deshidratada. Simplemente se le ha quitado el agua, por eso es saludable. No hay que abusar del consumo ya que contiene azúcar.

• Las verduras congeladas.

Te podría interesar...

Lo más leído

Descarbonización en América Latina
Gestión de proyectos

El uso de energías renovables y la generación de políticas para impulsar la transformación...

Laura Flórez・Ago 10, 2022
El ABC del impuesto a bebidas azucaradas
Ingredientes y aditivos

Con la aprobación de la Reforma Tributaria en Colombia, esto es lo que pueden esperar los ...

Jorge Iván Parada Hernández, periodista de IAlimentos・Nov 9, 2022
sabores, sabores nuevos, salud, alimentación saludable, inflación
Innovación e investigación

La preocupación por la salud y el bienestar dejó una huella indeleble en los consumidores,...

Joan Bocanegra, editor Revista IAlimentos・Ago 11, 2022
Es cierto que el Omega-3 sirve para bajar de peso
Aceites y grasas

El Omega-3, un tipo de grasa insaturada, ha demostrado su eficiencia para disminuir el ape...

Equipo editorial IAlimentos・Jun 22, 2015

Notas recomendadas por el editor

LEER MÁS »

05/04/2018

Empaques que activan su marca

Uno de los factores más importantes para que determinado producto tenga un debido posicionamiento y reconocimiento en su sector, son los empaques q

LEER MÁS »

14/10/2018

¿Cómo elegir saborizantes especializados en cár...

Debido a las restricciones en términos de mano de obra y los costos de procesamiento de carne, los productos fabricados no tienen un sabor adecuad

LEER MÁS »