Economía circular no equivale a reciclaje

Economía circular no equivale a reciclaje

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

Tomar, hacer, usar, desechar. Durante décadas, este ha sido el enfoque estándar para la producción y el consumo. Las empresas toman materias primas y las transforman en productos, que son adquiridos por los consumidores, quienes finalmente los tiran, generando desechos. Pero a medida que las advertencias sobre el cambio climático y la degradación ambiental se hacen cada vez más fuertes, las personas comienzan a desafiar la sostenibilidad de este modelo.

Muchos gobiernos ya han empezado a cuestionar este modelo, llegando incluso a prohibir los plásticos de un solo uso -botellas, bolsas y similares- como alternativa para mitigar el impacto en el medio ambiente.

Sin embargo, esto no debe implicar una 'satanización' de los plásticos. La clave, según Petar Ostojic, Director Ejecutivo del Centro de Innovación y Economí­a Circular – CIEC, está en repensar la forma en la que se entiende la palabra 'desechos'. "Los desechos son recursos valiosos puestos en las manos equivocadas", afirma. "Lo que buscamos es eliminar el concepto de 'fin de ciclo de vida', de manera que se creen nuevos emprendimientos y empresas que generen empleos de calidad, transformándose en una alternativa para combatir el cambio climático.

Pero, ¿cómo generar la puesta en valor de esos materiales? Para el experto, el reciclaje es tan solo la punta del iceberg de un concepto más amplio. "Después vienen otros procesos que son intensivos en mano de obra, conocimiento y tecnologí­a, que en conjunto forman esta estrategia. Entre ellos se destaca la reutilización, la remanufactura y reducción. En la práctica, esto consiste en reimaginar nuestros procesos", señala.

Por otra parte, Ostojic afirma que uno de los componentes clave del modelo de economí­a circular es la responsabilidad extendida del productor (REP) que consiste, básicamente, en la obligación que tienen los fabricantes e importadores de ciertos productos -como los envases y empaques- a organizar la gestión integral de los residuos derivados de sus productos, una vez que estos son desechados por el consumidor final.

El mundo cambió y las empresas fueron las primeras en darse cuenta de que habí­a que transitar hacia una economí­a circular, por lo que están liderando este tema. Las compañí­as que no tomen conciencia de que los modelos de negocio están cambiando, van a desaparecer.

"Primero, hay que hacer un diagnóstico y un análisis de los procesos de cada una de las empresas, además de los distintos sectores productivos. Esa es la primera invitación. Es necesario descubrir cuáles son las oportunidades bajo el filtro de la economí­a circular y que no se están aprovechando. Por ejemplo, qué está pasando con los residuos dentro del proceso", comenta.

Otro aspecto a tener en cuenta es el diseño de los envases y empaques, en especial los concerniente al tipo de materiales que se utilizarán, sin que esto implique sacrificar la funcionalidad de los mismos. De hecho, según Ostojic, es en esta etapa donde se dan los mayores aciertos o errores por parte de las empresas. 

Por último, es fundamental educar al consumidor. Hasta ahora, las acciones para impulsar el desarrollo del modelo circular se han centrado en la producción, dejando al usuario final por fuera de la ecuación. "Es el momento de que la economí­a circular aborde al consumidor. La economí­a circular 2.0 dependerá de la información y la educación que se les brinde para orientarlos hacia patrones de consumo circulares", señala el experto.

3 pasos para adoptar la economí­a circular

La importancia de este nuevo modelo es innegable. La pregunta es: ¿por dónde empezar?

A continuación compartimos tres acciones que puede implementar en su negocio para migrar a un modelo sustentable:

- Repensar el diseño, es decir, que el producto diseñado esté concebido desde el principio para aceptar material reciclado posconsumo.

- Ajustar el proceso productivo haciendo un control de calidad de la materia prima virgen, clasificando la materia prima según los requerimientos de los envases en cuanto a resistencia y calidad, y comprando tecnologí­as que permitan separar los contaminantes que puedan estar presentes en la materia prima posconsumo.

- Comunicar estos esfuerzos no solo al cliente, sino a toda la cadena, incluyendo a los legisladores, asociaciones gremiales y academia.

Te podría interesar...

Lo más leído

Descarbonización en América Latina
Gestión de proyectos

El uso de energías renovables y la generación de políticas para impulsar la transformación...

Laura Flórez・Ago 10, 2022
El ABC del impuesto a bebidas azucaradas
Ingredientes y aditivos

Con la aprobación de la Reforma Tributaria en Colombia, esto es lo que pueden esperar los ...

Jorge Iván Parada Hernández, periodista de IAlimentos・Nov 9, 2022
Es cierto que el Omega-3 sirve para bajar de peso
Ingredientes y aditivos

El Omega-3, un tipo de grasa insaturada, ha demostrado su eficiencia para disminuir el ape...

・Jun 22, 2015

Notas recomendadas por el editor

LEER MÁS »

05/04/2018

Empaques que activan su marca

Uno de los factores más importantes para que determinado producto tenga un debido posicionamiento y reconocimiento en su sector, son los empaques q

LEER MÁS »

14/10/2018

¿Cómo elegir saborizantes especializados en cár...

Debido a las restricciones en términos de mano de obra y los costos de procesamiento de carne, los productos fabricados no tienen un sabor adecuad

LEER MÁS »