El cambio climático trae para los productores de alimentos graves consecuencias económicas, esto debido a que durante estos fenómenos se presentan sequías, inundaciones y temperaturas extremas que puede dañar la producción de alimentos de la temporada. Para que esto no le afecte debe tener en cuenta ciertos criterios y ponerlos en pro de su sistema de producción:

  • Aplique buenas prácticas que ayuden a reducir la huella de carbono para que así, a futuro, el cambio climático disminuya y no vuelva a afectar su producción.
  • Si usa envases, procure recurrir a herramientas de ecodiseño, esta es una buena manera de ayudar a disminuir la emisión de dióxido de carbono.
  • La implementación de planes de eficiencia energética como el combustible renovable, usar equipo energético eficiente y cambiar la maquinaria de mayor consumo energético ayudaran a su economía y al mismo tiempo al medio ambiente.
  • Implemente la combustión o gasificación de residuos orgánicos y autoconsumo para obtención de calor o electricidad renovable.
  • Potenciar el uso de combustibles limpios en el transporte como biocarburantes líquidos de segunda generación, biometano o gas verde, electricidad o gas natural, es una alternativa a valorar para conseguir ciudades mucho más limpias y sostenibles.
  • El desperdicio alimentario genera anualmente el 8 % de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Reducir y controlar estas pérdidas de producción disminuirá este porcentaje a largo plazo y ayudaran la disminución del cambio climático.
  • Use estrategias para que los porcentajes de residuos que llegan a los botaderos sean cero será una estrategia que ayude a su sostenibilidad y a la del planeta.
  • El reciclaje, la reutilización o el bajo consumo del agua minimiza el uso energético.
  • La adopción de la bioeconomia y las alternativas a base biológica disminuye la huella de carbono opte por utilizar bioplásticos, biocomposites, biolubricantes, biosolventes y biosurfactantes.

También le puede interesar: Food-as-Software, cambiando el paradigma de la industria de alimentos