Las bolsas fueron desarrolladas en la Universidad de los Andes (Uniandes) y, conforme anunciaron, son compostables.

Después de una década de investigación, un grupo de ingenieros lograron crear bolsas compostables que se disuelven en el agua en apenas unos segundos, gracias al almidón de yuca como materia prima.

De hecho, pese a que el desarrollo inició como un proyecto universitario, desde 2016 se convirtieron en Ecobioplast, una empresa que empezó a realizar pruebas piloto para llevar esta producción a escala industrial.

La iniciativa y proyecciones

La bolsa es fácilmente biodegradable y su descomposición en ambientes distintos al agua puede tardar entre días y pocos meses dependiendo de las condiciones y el lugar en el que sea desechada, según Jorge Medina, profesor asociado del Departamento de Ingeniería Mecánica, quien lideró el proyecto.

“Adicionalmente, se le da un nuevo uso a productos como la yuca, donde no se pone en riesgo la seguridad alimentaria porque hay una gran parte de la producción de este tubérculo que se pierde por problemas de transporte, preservación y bajos precios, y que podría transformarse en almidón de yuca de uso industrial, aliviando así la situación económica de los agricultores”, dijo a la UniAndes Orlando Porras, gerente general de Ecobioplast.

Esta iniciativa se llevó a cabo con la participación del Grupo de Materiales y Manufactura de los Departamentos de Ingeniería Mecánica e Ingeniería Química y de Alimentos de la Universidad de los Andes, con el auspicio de MinCiencias y A&P de Colombia.

Puede leer: Tetra Pak planea producir el envase más sostenible del mundo

Según coincidieron los participantes, este proyecto es la muestra de que se puede conectar de forma eficaz a la academia con el mundo real, debido a que los proyectos académicos pueden convertirse en emprendimientos y, al tiempo, aportar innovación.

Precisamente, de acuerdo con información del portal de la UniAndes, Ecobioplast se prepara para aumentar su producción y, así, convertirse en una solución frente a los desafíos de sostenibilidad: cada año los océanos reciben, aproximadamente, ocho millones de toneladas de residuos plásticos, conforme a cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Esto implicará desarrollar nuevas líneas de negocio que contemplen nuevos empaques compostables para productos frescos, que contengan algún tipo de humedad o que sean soluciones de productos espumados, entre otros”, afirmó Hugo Blanco, gerente comercial de la compañía y representante de A&P Colombia.

Le puede interesar: Colombiana, nueva líder en principal proveedor agroindustrial