Para garantizar la seguridad industrial en una planta, es necesario monitorear y hacerle mantenimiento a cada uno de los elementos, tales como las juntas.

Evidentemente, las juntas de los pisos industriales están sometidas a constante presión de diferentes partes: desde el tráfico del lugar, hasta los químicos usados en la producción normal de la planta.

Por tal razón, es común encontrar labios de juntas desportillados, que pueden causar riesgos en la seguridad industrial o continuar deteriorándose con el tiempo, conforme explica a la revista IAlimentos, Lizeth Porras, directora comercial de Industria de Euclid Chemical Toxement.

“Los montacargas que se utilizan en las industrias o bodegas tienen llanta de pasta dura y, a diferencia de los que tienen llanta neumática, cuando no se ha seleccionado un sello adecuado para las juntas, cuando hay constante trafico de montacargas, se va produciendo un deterioro en lo que se llama el labio de la junta, o sea, el corte alrededor de la loza de concreto”, afirmó Porras.

Pero ¿cómo prevenir o reparar estos daños? A continuación, le traemos tres claves a tener en cuenta para evitarlos:

1. Estudio del piso

Para un jefe de mantenimiento o contratista de una planta de producción es indispensable conocer cuál es el tráfico del área: qué tipo de maquinaria debe soportar, la clasificación de la llanta de los montacargas y con qué frecuencia transitan por el lugar.

Por otro lado, también es relevante conocer el tipo de productos con los que va a estar en contacto el piso y, por ende, la junta. “Es importante tener la mayor claridad posible en toda la información de producto químicos que entraran en contacto con el piso, con el fin de identificar si el sello de la junta, también debe tener como propiedad adicional la resistencia a los productos químicos”, dice Porras.

2. Control

Teniendo en cuenta el estudio realizado, es necesario monitorear constantemente el estado de las juntas de los pisos, con el fin de detectar deterioros y, de esa manera, reducir la posibilidad de ruptura de los bordes, a tiempo. Jutas en psiso de concreto Proyecto Panama foto cortesia de Toxement S.A. 300x225

Esta práctica de control ayuda a evitar accidentes, además, el seguimiento estructurado y juicioso sobre los pisos de las plantas puede jugar un rol importante a favor de la inocuidad de los procesos, ya que en este tipo de supervisiones se pueden detectar focos de contaminación bacteriana.

3. Sellos industriales

Tras conocer la resistencia química y mecánica que deben soportar las juntas, la experta recomienda realizar una correcta selección del sello a utilizar, bien sea semirrígido o flexible, acorde a las condiciones del área.

“Un sello es una necesidad que tiene un piso de concreto, pues tiene juntas y tengo que rellenarlas. ¿Por qué? Porque si no son rellenadas, cuando pasen los montacargas se va a empezar a desportillar, además que será un punto de entrada para la contaminación y deterioro del concreto”, indica Porras.

“Si, por otro lado, por el área no pasan montacargas, también es importante usar sellos industriales, pues las juntas se van a empezar a llenar de humedad, polvo y desechos y se va a empezar a deteriorar”, agrega la experta.

Sin embargo, es de destacar que no cualquier sello sirve. De hecho, en el mercado existen los sellos semirrígidos y los flexibles; los primeros, son los ideales para la industria en la que hay trafico de montacargas de llanta dura, estos pueden base de epóxico o poliurea, ofreciendo la resistencia químicas necesaria y rápido secado en el caso del sello base poliurea.

“Para hacer un blindaje de juntas adecuado, debemos usar primero un mortero de muy buenas resistencias mecánicas. Luego, es necesario realizar el corte, para posterior realizar el llenado con un sello adecuado, en este caso, validando el tipo de tráfico y de contaminantes que va a tener el área”, asegura la directora.

La idea es que el jefe de mantenimiento tenga claras las condiciones y necesidades de su planta (en términos de cumplimiento de normas de alimentos y de producción), para que tome las decisiones acertadas y, así, se prolongue la vida útil de los pisos en general.

Euclid Chemical Toxement ofrece sellos semirrígidos (EUCO 700, EUCO QWICKJOINT 200) y/o rellenos industriales para juntas (TOC 8015), que cumplen con las resistencias mecánicas y químicas, además de ir en línea con los requerimientos del Departamento de Agricultura (USDA) y de la Agencia Canadiense para la Inspección de Alimentos. Para contactarlos y recibir asesoría, lo invitamos a llenar este formulario: