La contaminación de los productos es una constante preocupación en la industria alimentaria. Estudios demuestran que durante los procesos de cosecha, poscosecha y a lo largo de las cadenas de producción y distribución, los alimentos están expuestos a contaminantes como metales pesados, plaguicidas, micotoxinas y residuos de medicamentos de uso veterinario.

La propagación de estos agentes puede provenir tanto de factores naturales como de agentes externos, en todos los casos es de carácter vital mantener la inocuidad de los alimentos al momento de distribuirlos para el consumo humano.

Legislación sobre inocuidad en alimentos

En Colombia, a partir de la resolución 4506 del año 2013, entra en vigor la regulación de los niveles máximos de contaminantes en los alimentos y las materias primas destinadas al consumo humano. Esta resolución incluye la definición de los niveles máximos (NM) para: nitritos; Aflatoxinas B1,B2, G1,G2; Ocratoxina A; Aflatoxina M1; Patulina; Dexoxinivalenol; zearalanona; fumomisinas; metales pesados (plomo, mercurio, arsénico, cadmio, estaño); acrinolitrilo; melanina; monómero de cloruro de vinilo y radionucleidos.

Estos lineamientos se complementan con la resolución 2906 de 2007, en la cual se establecen los límites máximos de residuos de plaguicidas (LMR) en alimentos para consumo humano, piensos o forrajes. Finalmente, la migración de sustancias contaminantes desde empaques en contacto con alimentos está regulada en las resoluciones 4143 y 4142 de 2012, y 834 y 835 de 2013.

Las medidas para no correr riesgos

Álvaro Rodríguez López, magíster en Química y coordinador del área de Físico- Química de ALS Life Sciences Colombia, asegura que no contar con medidas preventivas contra los contaminantes abre la puerta a riesgos de afecciones en los consumidores finales de los alimentos.

Las repercusiones pueden ir desde daños en órganos vitales hasta desarrollos cancerígenos, dependiendo del tipo de metal o metaloide presente en el producto. Además, los riesgos no solo se quedan en temas de la salud pública, las repercusiones económicas que se pueden generar al comercio alimentario son considerables.

ALS Life Sciences Colombia  realiza análisis de residuos de pesticidas utilizando tecnología de vanguardia como ICP-OES HPLC y cromatografía de gases. Esta compañía —pionera a nivel global en la realización de pruebas analíticas de alimentos, bebidas, lácteos, agua y productos farmacéuticos— cuenta con el personal, las instalaciones y el equipamiento idóneo para realizar análisis rápidos, precisos y confiables.

ALS Life Sciences Colombia  ofrece una amplia gama de pruebas acreditadas y un paquete de servicios personalizados. Además, brinda un amplio respaldo a las industrias agroquímicas alimentarias permitiéndoles ofrecer la garantía del producto que exige el mercado.

En ALS nuestro objetivo es desarrollar relaciones de trabajo sólidas con todos nuestros clientes, ofrecer asistencia técnica y ayudar a diseñar programas y protocolos de residuos de pesticidas hechos a medida.

El análisis de residuos está disponible en los siguientes productos:

  • Frutas y verduras.
  • Productos terminados.
  • Alimentación animal.
  • Aguas de irrigación.
  • Alimentos para bebés y fórmula infantil.
  • Cereales.
  • Hierbas, especias, té y café.
  • Carnes y cárnicos.
  • Leche y productos lácteos.
  • Productos de pesca.

Si desea obtener más información acerca de las pruebas analíticas para alimentos de ALS Life Sciences Colombia, por favor, diligencie el siguiente formulario: