Hoy en día debe poner especial atención a la asepsia de su lugar de trabajo, pues lugares como los baños pueden convertirse en el hogar de bacterias y virus.

Teniendo en cuenta la creciente preocupación de las personas por su salud y la aparición de virus en el mundo, es necesario enfatizar en la importancia de la buena higiene de las manos. Esto incluye no solo lavarlos con agua y jabón, sino también secarlas adecuadamente.

La higiene de manos conforma el principal factor para lograr un control de infecciones, en conjunto con el aislamiento y un adecuado uso de antibióticos. Se puede decir que el lavado de manos es una medida simple y efectiva para prevenir infecciones nosocomiales. Con el hecho de realizar una mejora en el lavado de las manos es posible prevenir la transmisión de agentes patógenos que presenten resistencia a los antimicrobianos y de esta forma disminuir las tasas de infecciones nosocomiales.

Los baños están llenos de superficies que se tocan con frecuencia, “por lo que hay una gran carga de contaminación por gérmenes”, explicó Craig Shapiro, médico asistente en enfermedades infecciosas pediátricas en el Hospital Nemours/Alfred I. duPont para niños, en Delaware. Una taza de inodoro descubierta emite una neblina de microbios de hasta cinco metros en el aire.

Según un artículo publicado en la Revista de Enfermedades Infecciosas en Pediatría “en cuanto a la identificación del método de secado, papel toalla y/o secador de aire caliente de mejor resultado en cuanto a la disminución del crecimiento bacteriano luego del lavado de manos; el papel toalla redujo un 99 % del total de microorganismos encontrados; mientras que el secador de aire caliente redujo solo un 15 % del total de microorganismos”.

Las recomendaciones de lavado de manos de los centros para el control y la prevención de enfermedades especifican la importancia de un adecuado secado para la higiene, ya que las manos mojadas transfieren gérmenes con mayor facilidad que las secas.

El Washington Post reveló los resultados de un estudio hecho por científicos de la Universidad de Leeds, Reino Unido, en el Hospital Saint-Antoine en París, Francia, y la Universidad de Udine, Italia. Allí descubrieron que los secadores de manos dispersan grandes cantidades de bacterias en el aire y en las superficies donde están instaladas. Esto se debe a que las personas, en general, no se lavan las manos adecuadamente y, al secarlas con poderosos chorros de aire, propagan bacterias residuales.

“De hecho, la secadora se convierte en un aerosol que contamina el baño, incluida la propia secadora y potencialmente el lavamanos, el piso y otras superficies, según el diseño del dispositivo y su ubicación”, asegura Mark Wilcox, profesor de microbiología de la Universidad.

¿Qué resultados arrojó el estudio?

El estudio se realizó, en 2018, en hospitales de Leeds, París y Udine, durante un período de 12 semanas. En cada unidad se seleccionaron dos baños para uso de pacientes, personal del hospital y visitantes. En cada uno de ellos, se instalaron un secador de manos y toallas de papel. Durante cuatro semanas se recolectaron muestras de aire y superficies todos los días. Los cultivos recogidos de las muestras revelaron concentraciones de bacterias en el aire y en las superficies mucho más altas que en los baños donde solo había secadores de chorro de aire. La mayor diferencia se identificó entre la superficie de la secadora y el dispensador de toallas de papel. En Udine, el secador contenía 100 veces más bacterias, en París 33 veces más, y en Leeds 22.

Dados los resultados, el equipo de investigación declaró, en un artículo publicado en la revista especializada Journal of Hospital Infection , que hay poca justificación para el uso de secadores de aire en baños, dados los riesgos. Por otro lado, el estudio señaló que “las toallas de papel absorben agua y microbios que permanecen en las manos y, si se eliminan correctamente, tienen menos potencial de contaminación”.

Por lo tanto, el uso de toallas desechables para secarse las manos puede considerarse una práctica más higiénica, segura, cómoda y sostenible, especialmente cuando se trata de lugares con una gran circulación de personas, como el sector médico y el industrial. Cuando se trata de salud, debe prestar especial atención para salvaguardar a sus clientes y empleados.

*Información tomada de: Revista de Enfermedades Infecciosas en Pediatría 2014 Vol. XXVIII Núm. 110; Tissue Online; Washington Post.

La higiene de las manos previene diversas enfermedades contagiosas y, para esto, la solución más práctica, económica, higiénica y duradera es el uso de toallas de papel, que se pueden usar en diferentes lugares de su establecimiento. Si desea conocer más acerca del portafolio de productos de Elite Professional, complete el formulario que aparece a continuación: