La bacteria Campylobacter es la segunda causa de enfermedades transmitidas por alimentos reportada con mayor frecuencia.

Investigadores de la Universidad de Aberdeen, en Escocia, desarrollaron una técnica que podría ayudar a identificar la fuente de la intoxicación alimentaria de una mejor manera que los métodos actuales, según se publicó en la revista ScientificReports.

Según se reveló, la técnica se basa en un nuevo método de aprendizaje automático denominado Distancia Mínima de Enfoque Múltiple (MMD, por su sigla en inglés), que se puede usar para entrenar a una computadora a identificar fuentes probables con alta precisión.

Los investigadores demostraron que la técnica podría hacer coincidir Campylobacter y otros patógenos comunes transmitidos por los alimentos con mayor precisión con su fuente de origen en un período de tiempo reducido. 

Según se detalla en el estudio, dirigido por Francisco PerezReche y el profesor NorvalStrachan, de los departamentos de Física y Ciencias Biológicas de la Universidad de Aberdeen, se obtuvieron Campylobacter secuenciados del genoma completo, incluidos 500 aislados clínicos de pacientes humanos y 673 de cinco fuentes de alimentos y animales: 150 de ganado vacuno, ovino y pollo, 130 de cerdo y 93 de aves silvestres.

El método MMD asignó correctamente la mayoría de los aislamientos (más del 70 %) de muestras de cerdos, pollos y aves silvestres basándose en 25.937 genotipos de SNP del genoma central (cgSNP). La autoatribución de los aislamientos de Campylobacter de ganado vacuno y ovino tuvo menos precisión, de un 58% y 45%, respectivamente. 

La atribución de la fuente se llevó a cabo para predecir el origen de Campylobacter que resultó en una infección humana. MMD estimó que la mayoría de los casos (61 %) estaban asociados con el pollo, mientras que las aves silvestres y los cerdos eran relativamente poco importantes (ambos menos del 8 %.

“Esto tiene el potencial de proporcionar rápidamente información sobre la fuente potencial de infección y podría usarse para informar estrategias para reducir la intoxicación alimentaria”, afirmó Strachan.