La fábrica portátil o nanofábrica de la compañía se creó para hacer producciones a pequeña escala o responder a demandas inesperadas del mercado.

Este mes, Unilever anunció que dos de sus ingenieros desarrollaron una fábrica portátil que cabe en un contenedor de aproximadamente 12 metros, con la idea de flexibilizar y agilizar su capacidad de producción.

De acuerdo con la multinacional, la fábrica responde a tres desafíos que tenían hasta el momento: producir en pequeñas cantidades, lanzar a pequeña escala productos en mercados inexplorados o atender la demanda de mercados locales cambiantes.

De hecho, según explican, si es necesario, podrían construir una gran red de estas nanofábricas que, si bien no van a igualar a una gran fábrica, pueden ser útiles. “Podemos ver un futuro en el que tenemos un modelo verdaderamente dinámico, con miles de líneas de producción locales en todo el mundo, en lugar de una grande en un edificio masivo. Tenemos un activo completamente móvil que puede recoger y dejar en cualquier lugar”, dice la gerente de ingeniería Olivera Trifunovic, quien es líder conjunta del proyecto de nanofábrica.

Las ventajas de la fábrica portátil

La nanofábrica cuenta con diferentes ventajas, desde la instalación, hasta su capacidad de flexibilización. Partiendo por el hecho de que se puede transportar en un camión y, al llegar a su destino, solo necesita conexión eléctrica y de agua (por medio de un cable y manguera), para iniciar el funcionamiento.

Lea también: Unión Europea aprueba de manera preliminar alimentos basados en insectos

Así mismo, esta nueva creación se puede utilizar para producciones a pequeña escala y, al tiempo, reducir los desperdicios, ya que pueden cambiar la línea de producción y no quedarán tantos residuos en las tuberías.

Unilever también informó que estas pequeñas fábricas son completamente digitales, lo que quiere decir, que los sensores en las líneas de producción envían información permanente a un usuario central, que puede controlar el proceso del contenedor de manera remota.

“Actualmente estamos probando la calidad del prototipo. Si pasa, esperamos comenzar la producción en vivo en uno de nuestros mercados. Luego, buscaremos usarlo para otras partes del negocio. Por ejemplo, ya estamos explorando la idea de que esto funcione para la mayonesa y el helado”, destaca Shaohong Ma, que trabaja en la cadena de suministro de categoría para Unilever Food Solutions (UFS) y es el otro líder conjunto del proyecto.

Le puede interesar: La FAO declara el 2021 como el Año Internacional de las Frutas y Verduras