Integrar la flexibilidad en las operaciones al interior de las plantas trae beneficios claros: seguridad y continuidad de la cadena de suministro.

Ante los retos de la actualidad, como la continuidad de operaciones en medio de las restricciones por la pandemia del COVID-19, las plantas de alimentos y bebidas han debido adaptarse. Un proceso en donde la flexibilidad es clave.

A lo anterior, se suma las dificultades por mantener el volumen de producción o, incluso, aumentarlo, un desafío que se puede enfrentar, gracias a la gestión y programación correcta del personal. Conozca acá las recomendaciones de Shiftboard, un especialista en software de organización, para mejorar la flexibilidad en la planta de producción:

1. Horarios

Justamente, estudios muestran que el 87 % de los trabajadores consideran extremadamente importante controlar sus horarios de trabajo, y el 55 % dicen que probablemente dejarían su trabajo si no tuvieran algún tipo de control sobre su horario.

De tal modo, las estrategias de autogestión son un valor añadido. Es decir, que para tener el flujo de trabajo deseado y, a su vez, aumentar la satisfacción en sus colaboradores, es ideal implementar estrategias de autogestión de horarios, en las que los trabajadores tengan la posibilidad de elegir horario o apuntarse ellos mismos a los turnos vacantes.

Le recomendamos: Las claves para asegurar un lavado sanitario efectivo.

Dándoles más autonomía sobre su equilibrio entre trabajo y vida privada, los supervisores se ven liberados de la carga administrativa relacionada con la gestión de este tipo de cambios de horario, y las empresas obtienen beneficios operativos.

2. Cobertura

La creación de grupos flexibles es clave para garantizar la operación; razón por la que en muchas plantas de producción se ha demostrado que es imprescindible contar con personal a tiempo parcial o tiempo completo, que esté dispuesto a cubrir eventos salidos de calendario.

Este tipo de grupos, por lo general, está compuesto por personas con habilidades versátiles y una alta flexibilidad en sus horarios de trabajo. Es de tener en cuenta, que se requiere una capacitación previa y credenciales, es decir, de certificaciones de equipos, seguridad alimentaria y manipulación.

De hecho, de acuerdo con Shiftboard, existen algunas compañías que tienen siempre disponible la opción de contratar agencias externas (con personal capacitado y certificado), que están atentas ante cualquier evento.

3. Opciones

Uno de los temas más relevantes para los trabajadores es hacer un balance entre su vida laboral y personal. Por ello, según Shiftboard, los fabricantes pueden crear turnos más flexibles, que se adapten a los requerimientos de sus trabajadores.

Por ejemplo, una de las mayores plantas de procesamiento de pollos de EE. UU. creó turnos alternativos —turnos reducidos— atrayendo así a trabajadores que necesitaban horarios flexibles. La planta fue capaz de estructurar los turnos para acomodar a estos trabajadores y seguir manteniendo las operaciones sin problemas.

Otros ajustes del patrón incluyen la división de los turnos en dos o más secciones con una pausa entre cada una de ellas, o el ajuste de las horas de inicio, parada y descanso de los turnos para coordinarlos con las exigencias personales de los trabajadores, como el transporte de los niños a la guardería o al colegio.

A la final, independientemente de la estrategia, tener datos sobre lo que esté sucediendo en la planta y ser más cercanos a los trabajadores es lo que permitirá a las plantas de alimentos tener éxito, sin ver comprometida la producción.

Lea también: ¿Cuáles son los retos al implementar auditorias remotas en la industria?