La sostenibilidad y tendencias de consumo están transformando la industria y, por tanto, las tecnologías que se utilizan en esta.

Las tecnologías están permitiendo a la industria de alimentos y bebidas evolucionar para cumplir con las demandas cambiantes del mercado: procesos más sostenibles, alimentos más saludables y variedad de opciones para elegir de manera consciente y deliberada.

Así es el caso que, en la actualidad, la industria de alimentos cuenta con diversas posibilidades para transformar su cadena de producción y obtener ventajas, como la automatización de procesos o la reducción de costos.

El centro tecnológico español Ainia compartió algunas de las tecnologías que están revolucionando la industria. Le explicamos algunas:

Materiales alternativos

Si bien en la industria agroalimentaria se generan residuos, la importancia está en valorizarlos. Ahora existen procedimientos que ayudan al aprovechamiento de estos, como, por ejemplo, la producción sostenible de celulosas.  

“La clave para valorizar estos residuos está en llevar a cabo una correcta extracción de los constituyentes no celulósicos presentes, dependiendo de las características químicas de cada residuo/subproducto, así como la purificación de la celulosa que contienen. Esto permite, por un lado, conseguir una elevada purificación de la celulosa y, por otro, recuperar la lignina presente en los materiales y otros compuestos de interés como pueden ser compuestos bioactivos o polifenoles”, explica una de las expertas de Ainia, Inma Gonzalvo.

Lea también: Mejores prácticas para la cadena de suministro

A la final, la idea con estas micro y nanocelulosas, precisamente, es aprovechar los residuos y usarlos en materiales como películas para empaques, sustituyendo a otros compuestos químicos; de tal modo, se reducen los costos de compra de materias primas y, al tiempo, el impacto en el medio ambiente.

Procedimientos de desengrasado

La búsqueda por alimentos más saludables ha llevado a la industria a aplicar CO2 a presión o CO2 supercrítico, con el fin de desengrasar los alimentos. En el caso de Ainia, han desarrollado procesos de desgrasado de nuevos formatos y materias de partidas (fuentes de ingredientes proteicos), entre ellas cereales y leguminosas, un ejemplo reciente es el altramuz.

Aplicando únicamente CO2 como disolvente limpio y sostenible han logrado resaltar la proteína en ingredientes vegetales, con niveles de grasa bajos. El uso más común es en ingredientes complementarios nutricionales en alimentos deportivos.

Tecnologías de monitoreo

La visión en rayos X dual o la visión artificial en el espectro visible son apenas dos de las tecnologías que se pueden usar, pues a estas se suman los cobots, la inteligencia artificial, la impresión 3D, entre otros.

Justamente, la inspección multimodal resulta útil para analizar, prevenir o tomar mejores decisiones en los procesos propios de la industria, gracias al uso de tecnologías de monitoreo, que cubren diferentes ángulos: detección de errores, proyección de vida anaquel, análisis de inocuidad y garantía de la seguridad alimentaria.

Le puede interesar: 5 zonas vulnerables a plagas en centros de distribución de alimentos