Los sellos de advertencia, que entrarán en vigencia en diciembre de 2022, buscan que las personas tengan un panorama completo del producto que van a consumir y así tomar decisiones mejor informadas.

Uno de los tantos desafíos que en estos momentos atraviesan las empresas de alimentos, es la llegada de los sellos frontales de advertencia. Esta iniciativa cada vez cobra mayor relevancia, pues son varios los países de Latinoamérica que ya están legislando la aplicación y el uso de estos sellos para identificar aquellos alimentos que exceden las cantidades sugeridas en azúcares, grasas y sodio.

En el caso colombiano, esta medida se reglamentó el 16 de junio de 2021, cuando se expidió la Resolución 810 del Ministerio de Salud y Protección Social, “Por la cual se establece el reglamento técnico sobre los requisitos de etiquetado nutricional y frontal que deben cumplir los alimentos envasados o empacados para consumo humano”.

Lo anterior, obliga a los fabricantes de alimentos a incluir en los paquetes de sus productos sellos frontales de forma octagonal y color negro con la leyenda “Altos en: azúcares añadidos /sodio / grasas saturadas”.

Lea también: ¡EXPO IALIMENTOS 2022! REGRESA LA FERIA LÍDER EN LA INDUSTRIA DE ALIMENTOS Y BEBIDAS

En el marco de la Feria de la Vida Sana, evento organizado por el Grupo Éxito y Carulla, Kelly Urrutia, nutricionista de la Feria Vida Sana del Grupo Éxito, afirmó que el objetivo de esta normativa trata de concientizar a las personas sobre los alimentos que están adquiriendo y los riesgos que pueden representan al contener excesos de sodio, grasas saturadas y de azúcares añadidos.

“Con el etiquetado frontal de alimentos, ya sea informativo o de advertencia, se busca facilitar la lectura de la información nutricional al destacar, en la parte delantera del producto, algunos nutrientes. En el caso de la Resolución 810 de 2021 se espera que, al establecer sellos frontales de advertencia, las personas puedan ser más conscientes al momento de consumir alimentos. Normativamente es la primera vez que se plantea en Colombia establecer un límite para denominar a un producto como “alto” en nutrientes de riesgo”, indicó la nutricionista.

Uno de los cambios que trae consigo la nueva ley de etiquetado frontal es el nuevo formato que los consumidores observarán en la tabla de nutrición, pues la nueva tabla constará de dos columnas (no una, como en la normativa anterior). Una de las columnas reportará los requerimientos o nutrientes a partir de 100 g o 100 ml del producto y la segunda informará el aporte nutricional total del alimento o bebida que se va a consumir. 

También le puede interesar: MULTINACIONAL LÍDER EN NUTRICIÓN LANZA NUEVA PROPUESTA PARA CONSUMIR CEREAL

Adicionalmente, el consumidor podrá encontrar también, junto al contenido neto, la cantidad de porciones que vienen en el producto, precisamente con el fin de que el comprador tenga un panorama completo sobre el contenido total que está consumiendo en cada producto. También se agregaron nuevos nutrientes a la tabla nutricional a fin de complementar la información que se proporciona al consumidor, siendo estos el zinc, vitamina D y azúcares añadidos.

Otro de los cambios que se introducen con la nueva resolución es la creación de un sello positivo. Este sello será otorgado a aquellos productos que no superen el máximo reglamentado por el Ministerio.  María Aminta Reynoso, coordinadora de aseguramiento de producto y nutrición del Grupo Éxito, señaló que estos sellos positivos no serán otorgados necesariamente a aquellos productos que no posean un sello de advertencia, sino que se debe estudiar como tal la composición de cada producto.

“No siempre los productos que lleven el sello frontal de advertencia van a llevar el sello positivo. Este sello positivo reduce mucho más las condiciones que debe cumplir un producto a nivel de nutrientes. En el caso del sodio, por ejemplo, la norma declara un máximo de 80 g en 100 g de producto, entonces si algún producto no supera este máximo establecido podría llevar el sello positivo” afirmó Reynoso.

Conozca aquí la guía de proveedores de IAlimentos

La ejecutiva también manifestó que uno de los mayores retos es reformular los productos y su composición para evitar poner los sellos frontales de advertencia. Sin embargo, Reynoso destaca que la mayoría de empresas deberán primero encontrar la forma de sacar del mercado los productos que actualmente circulan y que no cuentan con cambios en sus ingredientes ni en su envasado.

Vale la pena destacar que estos sellos de advertencia no son desconocidos para el consumidor, pues ya están presentes en productos como cigarrillos y bebidas alcohólicas mostrando los efectos del tabaco y el alcohol en la salud.  Los expertos indican que el consumo frecuente y excesivo de alimentos altos en azúcares añadidos, sal/ sodio y grasas saturadas se asocia con enfermedades coma la obesidad, la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión, entre otras.