El etiquetado frontal de advertencia busca que la población pueda tomar decisiones informadas a la hora de decidir la compra.

La Cámara de Diputados de Argentina sancionó la ley de etiquetado frontal, la cual regula el uso de los sellos de advertencia en los empaques o envases de aquellos productos alimenticios que tengan exceso en azúcares, sodio, calorías y grasas.

El etiquetado frontal tiene como objetivo brindar información nutricional simple y de una manera comprensible al consumidor sobre los alimentos envasados las bebidas no alcohólicas. Busca principalmente advertir al consumidor sobre los denominados nutrientes críticos, con el fin de disminuir enfermedades derivadas de alimentos no saludables.

“Lo estamos haciendo basándonos en evidencia científica concreta. De ella se desprende que el octágono negro de advertencia es la forma más eficaz para que los consumidores interpreten la presencia o ausencia de nutrientes críticos en los productos alimenticios que van a ingerir”, señaló la presidenta de Legislación General, Cecilia Moreau.

También le puede interesar: CONSUMO DE QUESO SE MANTIENE AL ALZA EN COLOMBIA

Algunas de las cifras sobre la incidencia de “los productos ultraprocesados, hipercalóricos, poco nutritivos, con exceso de grasas, sal, azúcares y también carísimos” en la salud son las siguientes:

  • El 66 % de la población argentina tiene exceso de peso
  • El 32 % tiene obesidad
  • El 40 % padece presión arterial elevada
  • El 30% tiene colesterol elevado
  • Entre los chicos de 5 a 17 años, el 41% tiene exceso de peso 
  • En menores de 5 años, el 13,6% tiene sobrepeso

Por otro lado, aquellos productos que incluyan edulcorante o cafeína deberán informar que su consumo no se recomienda en niñas y niños. Adicionalmente, establece que los productos que tengan más de un sello de advertencia no podrán incluir dibujos animados, personajes, figuras públicas, regalos ni elementos que llamen la atención de niños, niñas y adolescentes.

El proyecto de ley le da un plazo de 90 días al poder Ejecutivo para reglamentar la ley. Pasado ese tiempo, las pymes tienen un año de margen para adecuarse a la ley, mientras que las grandes empresas tienen un plazo de seis meses para exhibir los octógonos en sus productos

Argentina se une a Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay como países latinoamericanos que ya utilizan el etiquetado frontal de advertencias para que la población pueda tomar decisiones informadas a la hora de decidir la compra.