Los estándares GDST 1.0 sientan las bases para el seguimiento de productos del mar desde su origen hasta el punto de venta.

Luego de tres años de trabajo, el Centro Global de Trazabilidad de Alimentos (GFTC, por su sigla en inglés) junto al Diálogo Global sobre Trazabilidad de los Productos del Mar (GDST, por su sigla en inglés) presentaron el primer conjunto de normas para el seguimiento de productos del mar desde su origen hasta el punto de venta.

Los Estándares y Directrices GDST para Sistemas de Trazabilidad Interoperable de Productos del Mar, Versión 1.0, comúnmente conocidos como GDST 1.0, sientan las bases para permitir una mayor transparencia sobre la forma en que se pesca y cultivan mariscos, y son un paso crítico en la lucha contra la pesca ilegal y las prácticas laborales poco éticas. 

En la actualidad, el sector de pesca y mariscos es el más globalizado y proporciona proteínas a 4.300 millones de personas e ingresos a cientos de millones en todo el mundo. Sin embargo, debido a la pesca ilegal, que alimenta la sobrepesca y la degradación ambiental, así como a la esclavitud en el mar, se estima en hasta una cuarta parte del pescado capturado se realiza de forma ilegal, y debido a las complejas cadenas de suministro de estos productos es muy difícil identificar problemas que contribuyen al fraude y al etiquetado incorrecto.

Ante este escenario, según ha informado el Instituto de Tecnólogos de Alimentos, (IFT, por su sigla en inglés), quien lidera la iniciativa del GFTC, la interoperabilidad permitirá que las soluciones de trazabilidad digital compitan en la usabilidad y el valor para las empresas pesqueras. 

“Ahora que los estándares están disponibles, el siguiente paso es la implementación. Las empresas y minoristas de productos del mar tienen una variedad de opciones para elegir cuando se trata de establecer un sistema de trazabilidad. GDST 1.0 proporciona los elementos clave, herramientas y ejemplos para que esos sistemas trabajen juntos en las cadenas de suministro para que las empresas, los gobiernos y los investigadores tengan acceso a la información para mejorar las prácticas comerciales, las leyes y la ciencia”, afirmó el IFT en un comunicado.

Le puede interesar: Seguridad alimentaria 2.0: eficiencia y trazabilidad inteligente