El mercado de proteínas alternativas experimenta un momento de crecimiento y furor, donde grandes compañías han decidido apostarle a este nuevo mercado.

En el 2019 grandes compañías de los Estados Unidos decidieron apostarle a las proteínas alternativas; Beyond Meat tuvo una OPV exitosa, Impossible Foods recaudó $ 300 millones en fondos y Burger King lanzó el Impossible Whopper a nivel nacional. Además, grandes empresas de carne en el país norteamericano lanzaron líneas de productos a base de plantas o combinadas, y las ventas minoristas de estos alimentos lograron una suma de $ 5 mil millones. El número de compañías de carne cultivada creció un 57 por ciento y alcanzó un récord de recaudación de fondos de capital de riesgo.

Por otro lado, el 2020 trajo inestabilidad económica, dificultades en el sistema alimentario y crisis en la salud pública. Un escenario que muchos consideran poco optimista, pero aún, existen razones para seguir creyendo en el futuro de las proteínas alternativas. Los nuevos informes de The Goof Food Institute (GFI), revelen un estado de la industria esperanzador y ofrecen un panorama profundo y completo del estado de este alimento.

Los alimentos de origen vegetal se adaptan a los nuevos patrones de consumo

El crecimiento de las ventas minoristas de alimentos se aceleró significativamente por compras inducidas por Covid-19. Desde el mes de febrero, la venta de carne a base de plantas ha superado en gran medida la carne convencional. Lo que puede indicar una nueva incorporación del alimento como un elemento básico en la dieta de los consumidores.

Con este nuevo patrón de consumo, las compañías de alimentos basados en plantas deben estar bien posicionadas para vender sus productos de forma directa al consumidor a través de canales de comercio electrónico. Muchos restaurantes y cocinas están experimentando una fuerte demanda de recolección y entrega. Además, la nueva preocupación por parte de los consumidores en seguridad alimentaria puede ser un buen augurio para los alimentos a base de plantas, pues, este producto proporciona un riesgo sustancialmente menor de patógenos que la carne convencional. En China, Starbucks , KFC y Papa John’s lanzaron productos cárnicos de origen vegetal a principios de 2020.

Las compañías de proteínas alternativas tendrán acceso a fondos

En los Estado Unidos, la industria recaudó casi medio billón de dólares en fondos de capital de riesgo en el 2019, lo que significa que hay una suma importante a la que pueden acceder las compañías del sector para invertir en capacidad de producción, resistencia de la cadena de suministro, estrategias de comercialización, entre otros. Además, a principios del 2020, compañías cárnicas de origen vegetal recaudaron fondos significativos. Por ejemplo, Impossible Foods percibió $ 500 millones, Rebellyous unos $ 6 millones y Plantible Foods recaudó $ 4.6 millones. En marzo de este año, LIVEKINDLY co. tuvo una inversión de $ 200 millones, para acelerar el mercado del pollo a base de plantas.

Las cosas también se ven brillantes para la carne cultivada. Después de que estas compañías lograron un récord de $ 77 millones en capital de riesgo en 2019, la Serie B de Memphis Meats, logró uno por $ 186 millones, lo que superó todas las inversiones anteriores en la historia de la industria. En los últimos dos años, los fondos de capital de riesgo más activos en el espacio de alimentos a base de plantas y carne cultivada recaudaron colectivamente fondos por un total de cientos de millones.

La innovación de proteínas alternativas está en su punto más alto

Los pioneros en la industria alimentaria basada en plantas han iniciado un ciclo virtuoso de innovación de productos, adquisición de clientes e inversiones. En 2019, un número increíble de científicos, empresarios y corporaciones desarrollaron ingredientes innovadores a base de plantas, métodos de producción y estrategias de comercialización.

El año pasado, también fue testigo de innovaciones tecnológicas que incluyen biofabricación, tecnología de células de corte y bioimpresión 3D. A medida que la Covid-19 desacelere el mundo, estas compañías tendrán tiempo para concentrarse en perfeccionar las formulaciones de productos, ampliar nuevos métodos de producción y desarrollar su infraestructura de ventas en línea.

Por otro lado, en el sector de la carne cultivada, a finales de 2019 se formaron 55 empresas en los cinco continentes. A medida que se hace más claro que la agricultura celular es el futuro de la producción de carne animal, cada vez más inversores, gobiernos, científicos y empresarios se están sumergiendo.


Proteínas alternativas más resistentes, eficientes y seguras

Dada la inevitabilidad de la propagación de la enfermedad zoonótica, no es factible utilizar animales para abastecer a la creciente población mundial de proteínas de manera segura y sostenible. Covid-19 está causando estragos en los trabajadores de los mataderos de los Estados Unidos, provocando el cierre de las instalaciones de procesamiento de carne y amenazando con una escasez de carne en todo el país. Además, un brote de gripe aviar H7N3 en Carolina del Sur también ha llevado a la Unión Europea a embargar todos los productos avícolas estadounidenses, mientras que la gripe porcina africana continúa devastando el suministro de carne de cerdo china. Los márgenes de la agricultura animal ya son escasos, por lo que incluso una ligera desaceleración de sus negocios puede llevar a la bancarrota.

Dejando de lado los impactos en la salud pública, las cadenas de suministro basadas en plantas son simplemente más eficientes, más resistentes y más receptivas a la demanda del consumidor. Además, la cadena de suministro de alimentos a base de plantas y carne cultivada puede activarse y desactivarse almacenando ingredientes con una vida útil más larga.