Más de 1.400 empleados de Kellogg se retiraron de sus puestos laborales, amenazando la producción y el suministro de algunos de los cereales más populares.

Kellogg’s planea reemplazar permanentemente a algunos trabajadores para mantener en funcionamiento sus plantas de cereales listos para comer a medida que la huelga avanza hacia su octava semana, según una actualización de la compañía . “Continuaremos operando nuestras plantas de manera efectiva con empleados asalariados y por hora, recursos de terceros y reemplazos temporales, y luego, cuando corresponda, contrataremos reemplazos permanentes”, se lee en el comunicado.

La huelga se da luego de que Kellogg’s exigió que los trabajadores, renuncien a la atención médica de calidad, los beneficios de jubilación y vacaciones, según el jefe del Sindicato Internacional de Trabajadores de Panadería, Confitería, Tabaco y Molineros de Granos, Anthony Shelton. También afirmó que la empresa había tratado de enviar trabajos a México, si los trabajadores no aceptaban sus propuestas.

La huelga tiene lugar en un contexto de caos en la cadena de suministro para Kellogg, ya que la empresa también ha tenido que lidiar con el regreso de los consumidores a la escuela y al trabajo. Las ventas de sus cereales listos para comer cayeron un 21% en el segundo trimestre de 2021 en comparación con el mismo período del año anterior, cuando la demanda se disparó y la mayoría de los consumidores se quedaron en casa. 

Mientras tanto, en la última reunión de resultados trimestrales de Kellogg’s, el director ejecutivo Steven Cahillane dijo que su inventario de cereales sigue viéndose afectado por problemas en la cadena de suministro. “No hemos podido alcanzar el nivel de capacidad tan rápido como quisiéramos”, señaló.

Le puede interesar: JBS ENTRA AL MERCADO DE PROTEÍNAS CULTIVADAS

En un esfuerzo por responder mejor a la demanda, Kellogg’s anunció en septiembre una “reestructuración” de la cadena de suministro de US$45 millones en sus plantas de cereales listos para el consumo que incluyó la eliminación de 212 puestos de trabajo en su planta de cereales de Battle Creek, Michigan, durante los próximos dos años. 

Por otro lado, Kellogg Company ha calificado las afirmaciones del sindicato como “tremendamente engañosas” y dijo que “no ha propuesto trasladar ningún volumen en serie de puestos de trabajo fuera de los EE. UU.” La compañía también lanzó un mensaje de video con la portavoz Kris Bahner, advirtiendo que estaba “profundamente preocupada” por lo que la huelga significa para sus empleados.

“Estar lejos del trabajo pone a nuestra gente y sus familias en una posición difícil y puede crear dificultades financieras. Nuestra prioridad número uno es volver a la mesa de negociaciones y llegar a un contrato, para que nuestros empleados puedan volver a sus trabajos y sus vidas. . Estamos especialmente preocupados porque el sindicato hizo huelga sin permitir que los miembros votaran sobre la oferta de la compañía”, concluyó Bahner en el video.