La rápida expansión global del COVID-19 ha obligado a empresarios de todos los sectores económicos a reinventar la operatividad de sus compañías ante las condiciones extraordinarias en las que el mundo intenta seguir operando.

Por su puesto, muchas compañías no puedan entrar en un absoluto periodo de inactividad, ya que esto representaría el fin mismo de estas. De modo que el reto es encontrar alternativas y hojas de ruta que les permitan seguir en funcionamiento aún cuando la movilidad, en especial, permanezca restringida.

A continuación, presentamos algunos pasos fundamentales, que usted, como líder empresarial, podrá seguir para proteger el desempeño de su compañía durante la pandemia:

 

  1. Centralice la toma de decisiones

Eliminar pasos innecesarios lo hará más constante y le permitirá tomar decisiones con mayor prontitud, especialmente, cuando la incertidumbre puede paralizar a algunos responsables de la toma de decisiones.

  1. Fuentes de efectivo disponibles

Realice un esquema de las líneas de crédito no utilizadas (comprometidas y no comprometidas), los servicios de crédito rotatorio y las restricciones de préstamo conexas; las nuevas fuentes de crédito, como los servicios de crédito fijo para refinanciar los existentes; el exceso de capital de explotación (por ejemplo, mediante la reducción de inventarios o la ampliación de las condiciones de pago); y las aportaciones de capital social; etc.

  1. Evalúe su escenario

Articule rápidamente los escenarios económicos en todos los mercados atendidos, generalmente escalando los escenarios de leve, moderado y severo.

  1. Impacto financiero

Analice el impacto de estos escenarios en la rentabilidad y, especialmente, en la liquidez. Esto incluye evaluar la probabilidad de que se violen los pactos y las condiciones de la deuda, y determinar cuándo deben utilizarse las fuentes de efectivo disponibles.

  1. Los no negociables

Defina qué productos, servicios, segmentos de clientes, líneas de negocios, segmentos de empleados, etc. son los más críticos para el flujo de caja actual y futuro y deben ser preservados, aunque incluso estos no negociables pueden verse afectados si los escenarios tienden a ser más severos.

Le puede interesar: 10 pasos para mantener a flote su compañía en medio de la pandemia