Investigadores de la Universidad McMaster en Hamilton en Canadá desarrollaron una nueva forma de carne cultivada con un nuevo método. Según explican tiene un sabor y una textura más natural que otras alternativas de carne tradicional de animal. 

Los investigadores explican que idearon una forma de crear carne ampliando láminas delgadas de músculos cultivados y células grasas para hacerlas crecer juntas en un laboratorio. Las hojas de células vivas, cada una del grosor de una hoja de papel de impresora, se cultivan primero y luego se concentran en placas de crecimiento antes de pelarlas y apilarlas o doblarlas. Las hojas se unen naturalmente entre sí antes de que las células mueran. Las capas se pueden apilar en una pieza sólida de cualquier grosor “afinada” para reproducir el contenido de grasa y el marmoleado de cualquier corte de carne, una ventaja sobre otras alternativas.

También le puede interesar consultar nuestra guía especializada en proveedores de la industria de alimentos

Los investigadores probaron el concepto haciendo carne a partir de líneas disponibles de células de ratón. Aunque no comieron la carne de ratón descrita en el documento de investigación, luego hicieron y cocinaron una muestra de carne que crearon a partir de células de conejo. “Se sentía y sabía a carne”, dice Ravi Selvaganapathy, PhD, uno de los investigadores del estudio y profesor de la Facultad de Ingeniería Biomédica de la universidad.

No hay razón para pensar que la misma tecnología no funcionaría para el cultivo de carne de res, cerdo o pollo, y el modelo se prestaría bien a la producción a gran escala, dice el Dr. Selvaganapathy.