Cuando una empresa ingresa un nuevo producto en el mercado o hace un relanzamiento de uno ya existente, inmediatamente surge la pregunta: ¿Cuál es la mejor forma para aprovechar el tiempo, ahorrar costos y optimizar el recurso humano comercial disponible?

Para ello, la Cámara de Comercio de Barranquilla dispone de un servicio que le suministra a las organizaciones la información de su nicho de mercado. Se trata de un apoyo personalizado que ubica en un mapa de la Ciudad o de la región del Atlántico, los clientes actuales y potenciales de un sector determinado; los agrupa por medio de zonas geográficas y concluye con el diseño de rutas óptimas. Un proceso que traduce resultados para las empresas con necesidades puntuales y les permite tomar decisiones eficientes y acertadas.

“Algunas organizaciones tienen un reto significativo a la hora de ubicar en el mercado sus productos”. La zonificación proporciona la información para distribuir dichos productos de manera estratégica y efectiva. Con este proceso, la fuerza de ventas puede visitar a sus clientes potenciales con mayor eficiencia , ya que el mapeo y la concentración de zonas le ayudan a ubicar los lugares donde pueden ofrecerlo.

“En la práctica lo que se hace es que geográficamente, en un plano, se ubican todos los puntos de comercio que la fuerza de ventas puede visitar, después se agrupan por zonas y luego, por medio de un rutero se les indica los puntos y orden a los cuáles pueden dirigirse”, explica la Dra. Sandra Gómez, Directora de Servicios Empresariales.

“El servicio de zonificación y rutero le permitió a la empresa ordenar y controlar su fuerza comercial. Adicionalmente consiguió ampliar su base de clientes, debido a que sus comerciales optimizaron su tiempo y pudieron visitar sus clientes actuales. Así mismo tuvieron tiempo para visitar nuevos clientes”.

Francisco Jaramillo, Director Comercial de Vehicosta.