Varios factores organizativos y decisiones administrativas pueden afectar negativamente el bienestar en el lugar de trabajo de sus empleados.

Un estudio realizado por el Global Wellness Institute reveló que la ‘falta de bienestar’ de la fuerza laboral le cuesta a la economía global el 15 % de su producción económica cada año. Las organizaciones que cumplen con el estándar ISO 45001 deben considerar las lesiones y la mala salud, lo que incluye la salud física, mental o cognitiva de su fuerza laboral.

Con base en lo anterior, SAI Global considera que los empleadores deben priorizar el bienestar de sus empleados, revelando cinco beneficios de hacerlo.

  1. Mejorar la retención de empleados:los programas de salud o las actividades de bienestar pueden proporcionar una salida saludable para controlar el estrés, lo que podría fomentar un ambiente de trabajo armonioso. Si bien este es un beneficio intangible, al no poder medirse financieramente, los empleados más felices y más comprometidos pueden reducir los costos de reclutamiento o capacitación.
  2. Reduzca las reclamaciones de compensación para trabajadores: el estrés relacionado con el trabajo puede manifestarse en síntomas físicos, como dolores de cabeza y fatiga, además de síntomas psicológicos, como ansiedad y depresión. La mala gestión de la salud y el bienestar de los trabajadores pueden generar costos organizativos significativos, ya que los reclamos compensatorios de lesiones mentales pueden generar largas ausencias en el trabajo.
  3. Mantenga la reputación organizacional: si las organizaciones desean establecer relaciones comerciales con entidades del Estado, se espera que estos socios hayan implementado estándares de mejores prácticas, incluidos los estándares de salud y seguridad. También es fundamental que las organizaciones tengan medidas establecidas para apoyar el bienestar, particularmente a la luz de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas que exigen una buena salud y bienestar en el lugar de trabajo.
  4. Mejore la productividad y el compromiso: mejorar la salud mental de los empleados puede  contribuir a la resistencia del empleador al estrés mental, la toma de decisiones, el flujo de trabajo y las relaciones laborales, lo que lleva a una mayor productividad de los empleados. Los arreglos de trabajo flexibles, alentar a los empleados a tomar sus descansos para almorzar, recompensar el buen trabajo e implementar un estilo de gestión abierto y confiable pueden aumentar la participación de los empleados.
  5. Construya y mantenga una alta moral de los empleados: muchos lugares de trabajo buscan niveles más altos de eficiencia interna, presionan a los empleados y aumentan el estrés. Fomentar un lema de “vete a casa mejor”, con programas de acondicionamiento físico y ejercicio, exámenes de salud, consejos nutricionales y programas para controlar el estrés, puede mejorar el bienestar general de los empleados.

Le puede interesar: Desarrollan herramienta para prevenir listeriosis en alimentos congelados