La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció al ministerio de Salud (Minsa) de Perú por su aporte frente a las enfermedades no transmisibles, como diabetes, hipertensión y obesidad, al elaborar, aprobar e implementar el Manual de Advertencias Publicitarias (octógonos) para productos procesados altos en sodio, azúcar, grasa saturada y con grasa trans.

En el marco de una reunión celebrada en el edificio de la ONU, en Nueva York, EE. UU., gracias a su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Minsa fue elegido como uno de los ganadores del premio internacional, en mérito al trabajo efectuado en la mejora de la nutrición y alimentación de la población peruana, especialmente en grupos vulnerables como niños y adolescentes.

Este trabajo se desarrolló en línea con la Política General de Gobierno al 2021, asociada al desarrollo social y bienestar de los ciudadanos peruanos; además, contó con la participación de diversos actores y la intervención de la sociedad civil.

La ministra de Salud, Zulema Tomás Gonzáles, recibió la distinción en la categoría ministerios de salud destacados, junto con los delegados de otros siete países que también fueron galardonados por la entidad.

“Este premio constituye un reconocimiento al trabajo comprometido y articulado para reducir, prevenir y controlar las enfermedades no transmisibles. Este es uno de los objetivos trazados, de manera conjunta, entre los diversos países que hoy nos congregamos en este evento de cara al 2030”, destacó Tomás.

Un plan de alimentación saludable

Desde junio de este año, el Gobierno peruano implementó la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes, que insta a los fabricantes a poner octógonos de advertencia en sus productos, es decir, etiquetado informativo cuando un alimentos procesados superan los límites de sodio, azúcar, grasa saturada y con grasa trans establecidos científicamente.

Hasta el momento, en este proyecto, el Minsa ha logrado que la sociedad se encamine en un debate público sobre alimentos saludables, por lo que, a través de la Dirección de Promoción de la Salud de la Dirección General de Intervenciones Estratégicas en Salud Pública, desarrolla coordinaciones con el Ministerio de Educación para la implementación del Plan Piloto de Escuelas Saludables, que tiene como eje la alimentación saludable.

El consumo de gaseosas, yogur y galletas se disminuyó en las familias un 4 % en julio de 2019, en comparación con julio de 2018, según un estudio de la división Worldpanel de la consultora Kantar.

Los hogares que cuentan con hijos menores de cinco años, han registrado mayor caída de este consumo: se redujo en 5 %, por su preocupación sobre el impacto de los alimentos en la salud.

También le puede interesar: ¿Limitar o gravar el azúcar?: Un debate entre la libertad y la salud