La goma arábiga puede ayudar a compensar la pérdida de volumen, textura y sensación bucal inducida por la reducción del contenido de azúcar.

No hay duda que el cambio de actitud hacia el azúcar es una de las evoluciones alimentarias más importantes de los últimos años. Las organizaciones multilaterales han acordado que la eliminación o reducción del contenido de azúcar es fundamental para abordar los problemas de salud que enfrenta la población mundial.

Al respecto, la industria de alimentos tiene un papel que desempeñar a través de la reformulación de los productos y la promoción de dietas saludables. Al mismo tiempo, los consumidores están demandando mayor naturalidad y buscan disminuir su ingesta de azúcar diaria, lo que ha desencadenado un ola de alimentos y bebidas “sin o con bajo contenido de azúcar” y con “edulcorantes alternativos”.

Lo anterior ha representado un reto para los fabricantes de productos de consumo masivo, quienes han debido encontrar una solución para reducir el contenido de azúcar sin alterar el sabor de sus productos.  

Recientemente, una investigación desarrollada por el fabricante de gomas naturales de origen francés, Alland & Robert, reveló que la goma arábiga puede contribuir a compensar la pérdida de volumen, textura y sensación en boca inducida por la reducción del contenido de azúcar.

La goma arábiga, un exudado seco que proviene de dos variedades de árboles de acacia, es empleada ampliamente en productos de uso cotidiano gracias a sus múltiples propiedades.

Según la Dra. Isabelle Jaouden, director de I+D de Alland & Robert, la goma arábiga aporta factores de estabilidad al reducir la actividad acuosa y mejora la suavidad y la sensación de bucal gracias a un aumento de la retención de agua. Además, este ingrediente puede utilizarse en combinación con edulcorantes. La pérdida de cremosidad y amargura puede compensarse con una mezcla de polioles, como la sucralosa, y la goma  arábiga.

Le puede interesar: Snacks, aliados de la salud y la sostenibilidad