La tradición de consumo de pan en Colombia se mantiene. Es un hábito que día a día une familias, acompaña comidas y proporciona un beneficio nutricional tanto para adultos como para niños. Es importante resaltar que aunque tiene muchos productos sustitutos en la canasta del consumo, en promedio un hogar consume 62 kilos de pan al año, donde el 80% corresponde a pan artesanal y 20% a pan industrializado.

Durante el último año el consumo se ha desarrollado. Un incremento de 5% en volumen frente al año anterior es resultado de un cambio en los hábitos de compra de los hogares, ahora visitan más veces las panaderías que son el canal más desarrollado de la categoría. En este canal el 85% de los hogares compra pan cada 3 días, y gracias a sus mejores resultados en términos de consumo, el canal representa el 65% del mercado, lo que constituye una gran oportunidad para los productores de pan, ya que su mercado sigue en desarrollo.

Este crecimiento de panaderías y canales de cercanía, ha generado un cambio que afecta directamente a las grandes cadenas, que son las de menor desarrollo, entre ellas Éxito, Carrefour y Cafam, donde el 49% de los hogares compra hoy en dÍa su pan.

El impacto negativo para las grandes cadenas se ha visto reflejado en una menor frecuencia de compra de los hogares colombianos, que reducen sus visitas de 12 a 10 veces en el año, lo que genera un menor consumo de pan. Este comportamiento se observa principalmente en el estrato 3, donde los hogares dejaron de comprar el pan en cadenas por comprar en las panaderías.

Las panaderías representan el 65% del mercado colombiano de pan. En el Pacífico es donde tiene la mayor importancia frente a las demás regiones, representando un 76% del consumo total de pan. Adicionalmente, la región del Pacifico es donde más se consume pan, con una compra promedio de 79 Kilos al año, y un gasto promedio por hogar de $330.000, frente a $267.000 que desembolsa en promedio cada familia colombiana.

En cuanto a nivel socio económico, la gran oportunidad son los estratos 3 y 4 que tienen el mayor consumo, comprando en promedio 67 Kilos, con un desembolso que se ubica cerca de $300.000 y preferencia por comprar pan artesanal. Por su parte, los estratos 5 y 6 tienen el mayor consumo de pan industrializado, desembolsando $97.000 al año en este tipo de pan, un 38% m?s que los niveles sociales bajos, que invierten en promedio $60.000 al año.

Al hablar de pan industrializado, el segmento de mayor importancia es el pan de molde blanco, adquirido por el 84% de los hogares, mientras se observa un claro desarrollo para el pan blandito industrial, que aumenta su preferencia en las compras de los hogares colombianos, llegando al 60% de la población.

Finalmente los hogares hoy en día consumen una mayor variedad de panes, incluyendo en sus compras habituales las mogollas, el pan de hamburguesas, pan de perro y los calados y tostadas.

En este orden, los fabricantes de pan deben satisfacer los gustos de los hogares colombianos, que hoy en día consumen una mayor variedad de panes, por ello es tan importante contar con un amplio portafolio de productos, para que tengan más opciones de compra y los fabricantes aprovechen las tendencias emergentes de consumo como los alimentos integrales, saludables y light.

El reto es continuar desarrollando la categoría, diversificando el mercado a través de innovación para que el consumo de pan siga estando de moda.

Artículo elaborado por:

Jaime García Castillo
Gerente de Cuentas – Kantar Worldpanel
www.kantarworldpanel.com