El aditivo reduce de forma drástica la población de bacterias, pasando en 24 horas de 100.000 unidades formadoras de colonias a cero.

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) y la compañía Encapsulae han desarrollado el primer aditivo para envases de contacto alimentario con capacidad de matar la Listeria monocytogenes, la bacteria que causa la listeriosis.

Este aditivo reduce de forma drástica la población de bacterias, alcanzado, en 24 horas, de 100.000 unidades formadoras de colonias, a cero, según revelaron ensayos.in vitro. La dosis infectiva es atribuible a dosis superiores a las 100.000 unidades por porción ingerida.

“Se trata de un proceso disruptivo donde hemos modificando la distancia de los enlaces químicos de un preservante alimentario empleado habitualmente en productos cárnicos. El encapsulado del aditivo modificado en el envase plástico genera una superficie de contacto que impide el crecimiento de las bacterias. El efecto se ha demostrado, entre otros microorganismos, para la Listeria monocytogenes”, explicó José Francisco Fernández Lozano, investigador de Encapsulae.

La listeriosis es una infección muy grave debida a que la bacteria que la causa tiene poca morbilidad (se dan pocos casos de infección) pero muy alta mortalidad, de un 30%, que en el caso de grupos sensibles, como ancianos y fetos, se eleva hasta un 70 %.

Igualmente, son bacterias muy resistentes a diversas condiciones, como la acidez y las bajas temperaturas, e incluso tiene capacidad de crecimiento a temperaturas de refrigeración entre 2°C y 4°C.

La principal ruta de transmisión para el ser humano es el consumo de alimentos contaminados, como productos cárnicos listos para el consumo. Y aunque muchos  incluyen en su proceso de producción una fase que elimina la listeria, como la cocción o el horneado, se puede presentar contaminación en el envasado final o en la manipulación durante la comercialización.

El CSIC reveló que esta solución ya se encuentra disponible para uso comercial, y puede ser empleado en envases plásticos de contacto con alimentos según las normativas EC 10/2011  y como aditivo activo según la  EC450/2009.