Vivimos tiempos cambiantes. Todos los días conocemos de nuevas medidas tomadas por los Gobiernos en el mundo, unas más drásticas que otras, para contener el avance de la ola pandémica, las cuales tienen un eje en común: garantizar la vida y a vez la cadena de suministro de alimentos, vital para impedir un caos social mayúsculo.

Los actores de la industria de todo el continente han enviado a su vez un mensaje al unísono: contamos con la capacidad para abastecer esta crisis. En redes sociales circula un video donde trabajadores de la industria alimentaria y la agroindustria de Brasil hacen una invitación a sus compatriotas a quedarse en casa y hacer caso a las medidas de distanciamiento y lavado de manos, a la vez que resaltan la labor de quienes de forma silenciosa están velando porque los compradores encuentren a su disposición los productos en las góndolas.

En Perú, la Asociación de Exportadores (ADEX), la Cámara de Comercio de Lima (CCL), la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP), la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (COMEX PERÚ) y la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) emitieron un comunicado en que afirman su compromiso para “garantizar la cadena de producción y distribución de alimentos, productos de limpieza e higiene personal en todo el país. Asimismo, exhortamos a la población a evitar la sobredemanda de estos productos, ya que se generaría un desabastecimiento artificial y un alza de precios injustificada, de los que buscan aprovecharse inescrupulosos ante una situación de emergencia como la que vivimos”.

Y es que los altos picos de demanda que se presentan luego de anuncios que indiquen la posibilidad de estar por algunas semanas en casa han motivo la especulación en los precios de los alimentos. En los países andinos esto ha observado en la última semana, obligando a las autoridades locales ha reiterar que la compra de los alimentos se podrá realizar en cualquier momento, y que las tiendas de barrio, de descuento y grandes superficies operarán de forma continua durante los periodos de cuarentena.

En el país inca, por ejemplo, el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) estaría elaborando una norma para controlar y evitar la especulación. Según señaló en rueda de prensa Rodolfo Enrique Zea Navarro, jefe de esta cartera, “existe desde la perspectiva penal el delito de la especulación y este debe ser enmarcado e implementado con una norma de orden administrativo (…) Será una norma que complemente la aplicación de la norma penal. Esto no puede leerse como una intervención sino una medida en favor de la canasta familiar”.

En Colombia, el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Jorge Enrique Bedoya, aseguró que el país no tiene en este momento ningún tipo de restricciones en la producción de alimentos y que existe suficiente abastecimiento de los mismos para alimentar a toda la población, como se ha hecho hasta el momento.

De acuerdo con el directivo, en varias reuniones que se han realizado con autoridades del gobierno nacional el mensaje ha sido claro por parte de los empresarios: la producción de alimentos y productos básicos de la canasta familiar continuará con normalidad. En paralelo,la agremiación lanzó la campaña “en el campo por ti”, con el cual resalta la labor del campesinado colombiano en esta coyuntura e invita a la ciudadanía a un consumo racional para contribuir a la seguridad alimentaria del país.

No obstante, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, ha estado analizando el comportamiento de los alimentos de primera necesidad en las centrales de abastos de las principales ciudades del país. Dentro de sus hallazgos este fina de semana se encuentra: en Bogotá se presentó un incremento en los precios de los tubérculos, especialmente en las variedades de papa negra y plátano. Igualmente, se presentaron alzas para la compra de ahuyama, alverja verde en vaina, cebolla cabezona, el perejil y la remolacha.

En la Central Mayorista de Antioquia, se registró un aumento en el precio de la cebolla junca y la zanahoria. En el caso de este último producto la carga que ingresó desde San Pedro de los Milagros (Antioquia) no fue suficiente para cubrir los requerimientos del mercado.

De igual forma, la Superintendencia de Industria y Comercio, la Vicepresidencia de la República y el Ministerio de Comercio Industria y Turismo desarrollaron una plataforma digital para que los colombianos puedan informar en tiempo real si notan alguna irregularidad que los afecte como consumidores. 

El desarrollo tecnológico hace parte de las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID – 19, y busca que los consumidores puedan seguir reportando estas situaciones sin tener que acercarse a las instalaciones de la Superindustria y / o de la Red Nacional de Protección al Consumidor.

La aplicación, que inicialmente está disponible para dispositivos Android, debe descargarse desde la página https://www.sic.gov.co/descargue-la-app-de-pqrfs, busca generar un canal de atención en tiempo real para evitar conductas que afecten el bienestar de los consumidores o que impidan el desarrollo de la libre competencia del mercado. 

En el campo sí y en las plantas…

La industria, ahora más que nunca, se encuentra trabajando 24 / 7. Ese es el mensaje que han enviado las principales compañías productoras de alimentos del país. Postobon, por ejemplo, ha hecho un reconocimiento a sus empleados, quienes han sido los responsables de abastecer las tiendas de barrio y grandes superficies de amplia línea de productos. Adicionalmente, habilitó una línea para pedidos superiores a $ 30.000 pesos a nivel nacional, con operación de lunes a domingo. Alpina también informó que tiene claro el compromiso de llevar a todos los rincones del país sus productos, por medio de su amplia red de distribución, conformada por 411 vehículos, entre camiones, carros de acopio y carros sencillos.

Estos mismos mensajes han sido replicados por los representantes de los grandes comercios. La cadena de Almacenes Éxito, por ejemplo, ha anunciado que cuenta con suficiente abastecimiento de productos y desde el pasado jueves 19 puso en marcha varias estrategias como establecer un horario de 7 a 8:30 de la mañana para atender a mayores de 60 años, mujeres embarazadas y personas con discapacidad. Igualmente, la compañía tomó la decisión de anticipar los dos pagos del mes de abril a 867 de estos proveedores, tanto comerciales como de bienes y servicio, para alivianar dificultades con su flujo de caja y ayudar a la preservación del empleo, informó la compañía en un comunicado.

“Con este anticipo en los pagos queremos apoyar a los proveedores que día a día trabajan por la construcción del país y lograr que en estos momentos de dificultad en sus flujos de caja como consecuencia de COVID – 19 encuentren un alivio económico y puedan continuar no solo con la operación de sus negocios, sino también con la preservación del empleo en el país y seguir siendo el motor del desarrollo y el progreso”, explicó Carlos Mario Giraldo, presidente del Grupo Éxito

Los pagos del anticipo equivalente a más de $60 mil millones de pesos se realizarán el 24 y el 25 de marzo a proveedores de frutas, verduras, huevos, carne, pescado y pollo, entre otros, que se clasifican como pequeños y medianos en los diferentes negocios.

La cadena Makro, por su parte, aseguró que implementó medidas para atender, proteger y abastecer a todos sus clientes profesionales y consumidores. La compañía ha adoptado medidas internas para proceder con la reposición constante de productos y ya coordinó con sus proveedores para garantizar el abastecimiento permanente de los productos de primera necesidad y en general todos los artículos que distribuye en sus tiendas y que tienen una demanda alta en esta época.

Las tiendas de descuenta, que, en tan solo un lustro, han adsorbido cerca del 30% del mercado, también adoptaron planes de contingencia para responder a la demanda de alimentos.

El reto de la logística 

A medida que la demanda de alimentos perecederos y procesados crece, el reto de su distribución de forma oportuna y continua toma, con el paso de los días, y sin un claro final, mayor importancia.

Las iniciativas para contribuir a garantizar que los alimentos o insumos puedan desplazarse por el territorio han venido de diversos frentes. Recientemente, gracias a una alianza entre Innpulsa y la compañía de soluciones de software empresarial, SAP, su puso a disposición de todos los actores de la cadena la plataforma SAP Ariba Discovery, en la cual un comprado podrá publicar sus necesidades de abastecimiento inmediatas y ser atendidas por cualquier proveedor que pueda responder con su capacidad de entrega.

Y es que el reto no solo se encuentra en la producción, sino en la capacidad de entrega. Ante esto, la startup colombiana de logística, Liftit, abrió una convocatorio para que transportistas que cuentan con vehículos carrys, pick up, NHR, NKR, NPR, NQR, FRR, sencillos, doble troque, tracto camión, y tracto camión full se vincule de manera gratuita a la plataforma y puedan prestar su servicio a las compañías productoras que requieran ampliar su capacidad de distribución. En el caso de los conductores, la plataforma brindará de forma virtual una capacitación en manipulación de alimentos, vital para garantizar la seguridad alimentaria. 

Le puede interesar: Atención: Invima publica lineamientos para el sector en medio de la emergencia sanitaria