Uno de los organismos contables más importantes del mundo, CPA Australia, publicó recientemente una guía para que las pequeñas y medianas empresas puedan afrontar la crisis que ha suscitado el COVID-19 en todo el mundo.

El documento, que tiene como objetivo fungir como hoja de ruta no solo para que las compañías naveguen en medio de la pandemia, sino para que incluso salgan fortalecidas y aprovechen la recuperación, reseña 10 pasos que toda organización debe implementar:

1. Actualice sus estados financieros:

Para poder tomar las mejores decisiones posibles en un entorno difícil es necesario tener acceso a la información más actualizada sobre el estado de las finanzas de su empresa.

2. Evalúe el posible impacto financiero en su negocio:

Los impactos financieros serán posiblemente en tres frentes: Ventas, especialmente si tiene poca presencia en línea; disponibilidad de personal, en particular si existe un poco margen para trabajar en casa; cadena de suministro, especialmente quienes importan materias primas de los países más afectados; finanzas, fundamentalmente si sus reservas de efectivo son bajas.

3. Revise su salud financiera:

Lo puede hacer analizando sus estados financieros mediante coeficientes financieros.

4. Rehacer presupuestos

Es muy probable que las suposiciones que pudo haber utilizado para elaborar su presupuesto ya no sean relevantes debido a la crisis. Realice de nuevo sus presupuestos e incluya una serie de posibles escenarios previamente impensables, como una disminución del 50 al 80 por ciento de las ventas en un período de tres a seis meses, o que un proveedor no pueda suministrarle un artículo clave durante seis semanas. Considere cuidadosamente cómo cada uno de esos escenarios impacta en su flujo de efectivo.

5. Actuar para mejorar el flujo de caja:

El primer paso para mejorar el flujo de caja es preparar un pronóstico de flujo de caja, y actualizar ese pronóstico a lo largo de la crisis. Esto le permitirá prever cualquier problema de flujo de caja y pueda actuar con anticipación para abordarlo.

6. Aumento ventas en línea:

La experiencia reciente de los mercados ya afectados por el virus muestra que es probable que los clientes se queden en casa (ya sea por instrucciones de las autoridades sanitarias o por elección) y, por lo tanto, compren más en línea. Para seguir siendo viables, muchas pequeñas empresas tendrán que empezar a vender en línea o aumentar las ventas por este canal.

Una parte clave para prepararse para la crisis es investigar diferentes plataformas online para ver cuál es la mejor para vender sus productos para reducir su dependencia de su tienda. También deberías revisar la mejor manera de entregar tus productos al cliente.

7. Plan de contingencia:

Diseñe un plan de contingencia que incluya las partes relacionadas, la disposición de dotación personal; cadena de suministro, clientes y la forma en cómo se implementaran cada una de las acciones.

8. Hable con sus principales proveedores: 

Pregúnteles a sus proveedores clave sobre su capacidad de entrega fiable durante la crisis. Considere no sólo su capacidad para producir los insumos que necesita, sino también el transporte de los productos hacia usted y cumplir con los costos/precios acordados.

Si las autoridades imponen restricciones a la importación en función del origen de los productos, se pasará más tiempo en los puntos de aduanas antes de que pueda utilizar las mercancías. En tal escenario, debería considerar la posibilidad de establecer proveedores alternativos, incluyendo proveedores locales, aunque sean más caros.

9. Identifique colaboradores con habilidades críticas:

Evalúe cuáles de sus empleados no son fácilmente reemplazables, así como cuáles son las funciones de la empresa que deben seguir funcionando independientemente.

Cuando esos empleados puedan trabajar desde casa, asegúrese de que se llevan el equipo (como un portátil) que necesitan para trabajar desde casa.

Considere la posibilidad de elaborar una lista especial para que el personal esencial esté siempre disponible para mantener en funcionamiento los sistemas y procesos comerciales esenciales.

10. Siempre medir:

Hay una serie de indicadores clave que le dirán rápidamente cómo va su negocio. Pueden ser tan simples como el valor de las ventas diarias, o el saldo de caja o el de los deudores, o el valor de los pedidos y las reservas. Crear un gráfico que muestre estos indicadores es clave.

Le puede interesar: Coronavirus: 10 oportunidades en medio de la crisis