Marck Schinder, CEO del mayor productor de alimentos a nivel mundial, Nestlé, ha revelado que la operación de la compañía no ha alcanzado un nivel mínimo de normalidad en medio de la emergencia sanitaria.

En un mensaje de video enviado a todos sus colaboradores, el directivo señaló que la mayoría de las fábricas siguen operativas, pero recordó que las limitaciones logísticas y la menor presencia de empleados como resultado de contagios o medidas de precaución ha impedido, en algunos casos, operar al 100% de la capacidad.

Lo anterior lo reafirmo en una entrevista otorgada a Bloomberg TV, donde destacó: “estamos trabajando turnos adicionales donde podemos, mejorando los niveles de inventario en todos los niveles de fabricación, pero hay que tener en cuenta que este es un momento muy desafiante, y solo llegar a los niveles normales de fabricación es un logro bastante sobresaliente ahora mismo”.

Le puede interesar: Gobiernos de Latinoamérica definen normas para garantizar la cadena alimentaria

Por el momento, la compañía ha introducido precauciones de seguridad adicionales en las instalaciones de fabricación, además de los estándares recurrentes de higiene, las cuales incluyen el suministro de equipos de protección personal y la implementación de medidas de distanciamiento social.

No obstante, Schinder no descarta que la pandemia pueda causar  interrupciones en la cadena de suministro de ingredientes y materias primas, por lo cual instó a las áreas de adquisiciones a construir inventarios de suministros y puntos críticos.

Le puede interesar: Cómo se está manteniendo la cadena alimentaria en medio de la emergencia