Según anunció la compañía, seguirá impulsando sus planes de sostenibilidad a lo largo de la cadena de producción.

Con la intención de mejorar la vida de los agricultores y, al tiempo, lograr sus objetivos de sostenibilidad, Nescafé espera tener café 100 % de origen responsable, para el 2025, y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la mitad, para 2030.

“No nos detendremos aquí. Nuestros programas evolucionarán hacia mejores condiciones sociales en las fincas cafeteras y sus alrededores. Redoblaremos nuestros esfuerzos en materia de derechos laborales, protección infantil, juventud y empoderamiento de la mujer”, expresó Philipp Navratil, vicepresidente sénior, jefe de la unidad de negocio estratégico de bebidas.

De hecho, el plan incluye utilizar envases ecológicos y lograr un futuro sin desechos, en el que sus envases sean reciclables o reutilizables. “Los residuos plásticos son uno de los mayores problemas de sostenibilidad que enfrenta el mundo en la actualidad. Abordarlo requiere un enfoque colectivo. Estamos comprometidos a encontrar soluciones mejoradas para reducir, reutilizar y reciclar. Nuestra ambición es lograr envases 100% reciclables o reutilizables para 2025”, destacó el CEO de Nestlé, Mark Schneider.

Por ahora, siguen esforzándose por mejorar las prácticas, de la mano de sus agricultores socios, con alianzas como Rainforest Alliance, que evalúa las actividades en las regiones de abastecimiento de café en todo el mundo.

Lea también: Estudio: cómo influyen los envases en la decisión de compra

“Nuestra asociación con Nestlé en el Plan Nescafé se trata de mejorar y optimizar el cultivo de café. Trabajando junto con Rainforest Alliance en capacitación, monitoreo y evaluación, Nescafé utilizó datos y evidencia para adaptar sus actividades con los productores de café”, dijo Alex Morgan, director de Mercados de Rainforest Alliance.

Los logros

Desde hace diez años, esta compañía y Nestlé trabajan en reducir el impacto en el medio ambiente, aumentar el bienestar de las comunidades rurales y hacer seguimiento de su producción, en diferentes países como Brasil, Colombia, Costa de Marfi, Kenia, México, Filipinas o Vietnam.

“Junto con nuestros socios y 230 agrónomos de Nescafé, mejoramos la eficiencia y las prácticas agrícolas en las fincas, lo que permitió a los agricultores obtener un precio superior por el café cultivado de manera sostenible. Diversificamos las fuentes de los ingresos de los agricultores para reducir su dependencia de los monocultivos y hacerlos más resilientes”, dijo Navratil.

Hasta el momento, con el Plan Nescafé, el 75 % del café para los productos de esta empresa se obtiene de forma responsable. Así mismo, llevaron a cabo más de 900.000 sesiones de capacitación para agricultores sobre buenas prácticas agrícolas.

En línea con mejorar la calidad de los cultivos, también distribuyeron 235 millones de plántulas de café de alto rendimiento y resistentes a enfermedades, superando el objetivo inicial de 220 millones.

De tal manera que, según informaron, la empresa seguirá trabajando para fomentar un sector cafetero más sólido y sostenible, a través del seguimiento de este tipo de iniciativas y del aumento de la productividad, resiliencia y calidad en sus operaciones.

Le puede interesar: Microalgas, ¿una opción como superalimentos?