De acuerdo con investigación, los municipios colombianos con baja altitud tendrían un impacto futuro en la producción del café.

El cambio climático es el principal motivo por el que investigadores de la Universidad de Illinois aseguran que en algunas regiones de Colombia se perdería la capacidad de producir el café, un bien apreciado por el mercado nacional e internacional.

Si bien el país se posiciona en la actualidad como el tercer productor en el mundo de café, los expertos explican que la productividad dependería de la geografía diversa con la que cuenta Colombia, específicamente, de los niveles de altitud.

“Colombia no va a experimentar una reducción de la productividad en general. Pero cuando analizamos el impacto en los municipios, vemos muchas diferencias que se pierden en el promedio nacional. Eso tiene implicaciones importantes para los caficultores que viven en un municipio frente a otro”, afirmó Federico Ceballos-Sierra, el autor principal del estudio.

En la investigación destacan que la productividad crecerá un 7,6 % en el país para 2061, pero este pronóstico precisamente se basa en el aumento del 16 % en las regiones de gran altitud, es decir, aquellas ubicadas a 1.500 metros sobre el nivel del mar, y en la disminución del 8,1 % en regiones de baja altitud.

“En el futuro será más beneficioso cultivar café en las montañas. Entonces, para aquellos que pueden pagarlo, comprar terrenos en esas áreas sería una buena inversión”, aseguró, por su parte, Sandy Dall’Erba, profesora del Departamento de Economía Agrícola y del Consumidor y directora del Laboratorio de Aplicaciones de Economía Regional de la Universidad de Illinois.

Lea acá: ADM anuncia estrategia para proteger bosques

Los autores de este estudio también dijeron que es importante revisar estas predicciones, para tomar medidas ante los posibles efectos que traiga el cambio climático, y estar preparados con nuevas estrategias de producción o apoyar a los agricultores en la transformación hacia otras actividades.

“El gobierno podría querer considerar la construcción de infraestructuras como carreteras, sistemas de agua, electricidad y torres de comunicación que permitirían a los agricultores en lugares más elevados acceder fácilmente a centros y ciudades cercanos donde puedan vender sus cultivos. Esperaríamos más asentamientos y una creciente necesidad de servicios públicos en esos lugares”, concluyó la experta.

Le puede interesar: ¿Cuáles son los retos al implementar auditorias remotas en la industria?