La industria cervecera de México se ha visto fuertemente afectada por las medidas tomadas por el Gobierno que la obliga a suspender sus operaciones.

Ante las medidas tomadas por el Gobierno mexicano, las cuales incluyen suspender las actividades no esenciales al interior del país debido a la pandemia por coronavirus, muchos sectores se han visto altamente afectados, entre ellos: la industria cervecera. 

Con la imposibilidad de continuar la producción, hoy, locales comerciales, de autoservicio y las grandes superficies no cuentan dentro de su inventario con unidades de cerveza.

Al respecto, la compañía Fomento Económico Mexicano SAB, que opera la cadena de tiendas de conveniencia Oxxo, ha dado a conocer que sus tiendas en México están agotando su inventario rápidamente ante la suspensión de la operación de las cerveceras, y que su stock no supera los 10 días, lo que amenazaría sus ventas en las próximas semanas.

Eduardo Padilla, director ejecutivo de Femsa, afirmó que desconoce cuándo las cervecerías mexicanas administradas por Grupo Modelo de Anheuser-Bush InBev y Heineken NV podrían comenzar a operar nuevamente, pero también resaltó que administrar cervecerías no representa un riesgo significativo para la salud y espera que encuentren una manera de comenzar las operaciones pronto.

Lo anterior, ha motivado un incremento en el precio de este producto, donde en algunas tiendas barriales, su valor ha pasado de un promedio de tres a ocho dólares por unidad.

Le puede interesar: Colombia, México y otros 20 países garantizarán el suministro global de alimentos