El informe, presentado por la multinacional Dow, revela la importancia de los empaques en un mundo más sostenible.

En el mundo se desperdicia aproximadamente un tercio de toda la comida que se produce, pero los empaques y la conciencia ambiental pueden ayudar a disminuir esa cifra, esa es la conclusión del estudio “Stop waste – Save food”, realizado por la multinacional Dow.

En el informe se detalla que aproximadamente el 30% de las emisiones de efecto invernadero del mundo están vinculadas a los alimentos y que si no se desperdiciaran, como ocurre actualmente, esa cifra se reduciría hasta en un 8%.

Por eso, los investigadores detallan las ventajas que tienen los empaques en la conservación de los alimentos: proporcionando una vida útil más larga, duplicando el periodo de validez de un producto y reduciendo el índice de desperdicio en el comercio minorista hasta en un 40%.

Lea también: PROVEEDORES SE UNEN PARA PREVENIR EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS

El documento también asegura que el reciclaje y la reutilización de los empaques debe realizarse siempre y cuando sea posible, si se quiere ayudar a disminuir las cifras de contaminación y huella de carbono mundial. Además añade “las soluciones en envasado sostenible pueden ser más costosas. Sin embargo los costos adicionales se ven compensados con la reducción de desperdicios y otros beneficios”.

La investigación realizada en Austria también enfatizó en que los materiales de los empaques no son buenos o malos, sino que “lo importante es armonizar las funciones requeridas con la reducción de los impactos ambientales al elegir el material”.

Por eso concientizar a los consumidores sobre beneficios y funciones del empaque, el reciclaje de materiales de forma adecuada, la gravedad de botar empaques directamente en espacios naturales y no en lugares adecuados para ello, y el conocimiento sobre la “fecha de vencimiento” real de un producto, también puede ayudar a disminuir el desperdicio de comida.

Finalmente, concluye el informe, “el desarrollo de empaques optimizados y la reducción de desperdicios es muy exitoso cuando toda la adena de valor está comprometida”.