Para eliminar todo tipo de bacterias y prevenir la contaminación de los alimentos, es necesario el lavado sanitario correcto.

En el webinar ‘Peligros que amenazan la industria de alimentos y bebidas: lavado sanitario’, organizado por Hoffman, destacaron la importancia que tiene para la industria el lavado sanitario y los efectos negativos que este podría ocasionar, de no realizarse de manera correcta.

Y es que el proceso incorrecto puede generar contaminación de productos, retrasos en la producción, disminución de ventas, retiro de productos del mercado, demandas y deterioro de la compañía. A continuación, le traemos algunas de las claves que compartieron en el webinar, para evitar esto:

1. Asegurar el espacio

Mantener un ambiente higiénico en los procesos es crucial para los productores. Los lavados diarios a profundidad son críticos para asegurar la limpieza y la calidad del producto.

Las superficies planas y ocultas son difíciles de limpiar y un gabinete con diseño típico rectangular tiene muchas de esas superficies. Esto se torna particularmente difícil alrededor del sistema de control eléctricos y electrónicos cuidadosamente resguardados.

2. Detectar agua filtrada

Lo que menos quieren las industrias en un área de producción es humedad dentro de los gabinetes y causar daño al personal. Así que deben partir por la identificación de cuál es la razón de ese problema.

Le recomendamos: especialista en procesos integrales en limpieza, Flow Chem.

La presencia de agua filtrada siempre va a traer problemas, desde reducir la vida útil de un equipo hasta daños mayores. De hecho, existen estudios que indican cuánto cuesta la hora de tener detenido el proceso de tal giro en la industria alimenticia.

3. Controlar las fuerzas térmicas

La diferencia de temperatura entre el gabinete y el ambiente del área de procesamiento puede generar condensación al final del día, cuando se apaga el equipo y los sistemas internos comienzan su enfriamiento, condensando la humedad existente en el aire.

Por ello, es importante monitorear la humedad, una vez que el lavado sanitario comienza, pues en este paso suele aparecer nuevamente y calentar el gabinete, el cual se vuelve a enfriar posteriormente, produciendo más condensación.

4. Cuidar las fuerzas mecánicas

Durante el lavado sanitario a presión el agua entra al gabinete por aquellos espacios que no se encuentran sellados apropiadamente y las variaciones de temperatura dentro y fuera del gabinete puede producir diferenciales de presión dentro del mismo.

De tal manera, es necesario estar atentos a los efectos de esas fuerzas, que permiten la entrada de agua en el gabinete hasta que la fuente se extinga o cuando la presión dentro de él se nivele con la del aire al exterior.

En las áreas húmedas de producción, la humedad entra al gabinete cuando la puerta se abre. Como los componentes internos generan calor dentro del mueble, el aire caliente del interior atrae la humedad que contiene el aire frío del exterior.

También lea: Invima lanza programa de capacitación sanitaria para la industria.