En estudio, publicado por Trends in Food Science & Technology, afirman que los sistemas vigentes no son claros en la evaluación de los alimentos procesados.

“Es preocupante que no haya acuerdos claros sobre qué características hacen que los alimentos sean más o menos procesados, y cómo esto se relaciona con los consejos sobre alimentación saludable, lo que puede dificultar que los consumidores tomen decisiones informadas de manera constante”, señaló Christina Sadler, investigadora de posgrado y candidata a doctorado, de la Universidad de Surrey.

A esta conclusión llegaron investigadores de la Universidad de Surrey y el Consejo Europeo de Información Alimentaria (EUFIC, por su sigla en inglés), quienes revisaron el sistema actual de monitoreo a los alimentos procesados.

Y es que, de acuerdo con Trends in Food Science & Technology, durante la investigación se encontró que los criterios del sistema de clasificación no están alineados con la evidencia científica actual y, al tiempo, son inconsistentes, lo que genera confusión.

La comunidad News Medical, por su parte, dio a conocer que esto puede deberse a diferentes intenciones detrás del desarrollo de estos sistemas. Además, el estudio destaca que la clasificación no está incluyendo la información nutricional, lo que confunde a los consumidores, como lo explica Sadler.

Le recomendamos: Marine Stewardship Council responde a Netflix sobre documental de pesca

Por ejemplo, dijeron que el uso del término “ultraprocesados” no es claro y es controvertido, pero podría relacionarse con la obesidad, debido a sus componentes. Así mismo, encontraron que solo algunos sistemas reconocen los alimentos procesados en el hogar y se centran en la industria, cuando no necesariamente la comida casera es más saludable.

De todos modos, afirmaron que es necesario seguir investigando en el área, para aclarar el sistema. “Lo que se necesita es una aclaración de los métodos subyacentes, los significados y los fundamentos de los sistemas de clasificación de alimentos para que los alimentos se puedan clasificar de manera coherente. Esto ayudará a informar la salud pública y garantizar que comamos una dieta más equilibrada”, concluyó Sadler.

Lea también: DSM amplía su oferta de sabores y fragancias con nueva adquisición