Durante 2020, el segmento de proteínas alternativas registró $ 3,1 mil millones de inversión, la mayor cifra de recaudo de su historia.

A pesar de que el 2020 estuvo lleno de retos para la industria de alimentos, a causa de la pandemia, el mercado de proteínas alternativas mostró un incremento de tres veces más que sus anteriores cifras registradas, de acuerdo con Good Food Institute (GFI).

“Durante el año pasado, la industria de las proteínas alternativas ha demostrado no solo resistencia sino también aceleración, y ha recaudado significativamente más capital de inversión en 2020 que en años anteriores”, afirmó la directora de participación corporativa de GFI, Caroline Bushnell.

Y no es para menos, pues esta industria se ha ido tomando el mercado, a través de alternativas vegetales a la carne tradicional. Esto, teniendo en cuenta que, según proyecciones de las Naciones Unidas, el consumo de carne se duplicaría para 2050.

“Estas inyecciones de capital y la financiación que aún está por llegar facilitarán la I + D muy necesaria y el desarrollo de capacidades para permitir que estas empresas escalen y lleguen a más consumidores con productos proteicos alternativos deliciosos, asequibles y accesibles”, agregó Bushnell.

Las inversiones

GFI reveló que las empresas de carne, huevos y lácteos de origen vegetal recibieron $ 2,1 mil millones en inversiones en 2020, la mayor cantidad de capital recaudado en un solo año en la historia de la industria y más del triple de los $ 667 millones recaudados en 2019.

Las empresas de este segmento han recaudado en total $ 4.4 mil millones en inversiones en la última década. En la ronda de 2020, entraron $ 700 millones de Impossible Foods, financiamiento de capital de riesgo de $ 335 millones de Livekinly, entre otras. 

Lea acá: Con almidón de yuca, producen bolsas sustentables

Por otro lado, GFI dice que las empresas de carne cultivada recibieron más de $ 360 millones en inversiones en 2020, que es seis veces la cantidad recaudada en 2019 y el 72 por ciento de la cantidad recaudada en la historia de la industria (2016-2020). Esto incluyó la ronda histórica de $ 186 millones de Memphis Meats y los $ 75 millones de Mosa Meat.

Mientras que las empresas de fermentación dedicadas a proteínas alternativas recibieron $ 590 millones en inversiones en 2020, que es más del doble de la cantidad recaudada en 2019. Esto incluyó la ronda de financiación de $ 300 millones de Perfect Day y los $ 80 millones de Nature’s Fynd.

Las previsiones

Este tipo de inversiones son un aporte a la búsqueda de las compañías del mundo por emisiones de carbono cero. Precisamente, porque las proteínas alternativas se dan a través de la producción sostenible y, además, están cumpliendo con los requerimientos de los consumidores.

De acuerdo con proyecciones de la organización GFI, por ejemplo, las empresas de productos del mar cultivados y de origen vegetal están ganando terreno y, si bien la confianza de los inversores en las compañías de proteínas alternativas está impulsada por múltiples factores del mercado, los numerosos problemas planetarios impulsaron el segmento.

“La comunidad de inversores se está dando cuenta del enorme potencial social y económico de la tecnología alimentaria para rehacer radicalmente nuestro sistema alimentario”, dice Sharyn Murray, especialista senior en participación de inversores de GFI.

“Los primeros creadores de tendencias como Impossible Foods, Beyond Meat, Memphis Meats y Mosa Meat continúan teniendo un buen desempeño, y cada vez hay más emprendedores que ven el potencial de las proteínas alternativas para tener éxito en el mercado mientras tienen un impacto global positivo en la sostenibilidad alimentaria y salud mundial”, añadió.

De tal modo, la idea para la industria de proteínas a base de vegetales es competir, a través de inversiones y prácticas innovadoras, a la misma escala de la industria convencional, para dar opciones que se ajusten a las demandas del medio ambiente y de los consumidores.

Le recomendamos: Revelan ganadores de retos de innovación Kellogg Company y Unilever