Continúa la expectativa por la devaluación y su impacto en los insumos, la propuesta definitiva de Reforma Tributaria y planes de innovación y profesionalización para el sector.

El entorno macroeconómico, la tendencia de bajo consumo de pan que ha marcado al país durante muchos años, la alta competencia, la reducida capacidad de innovación y profesionalización en técnicas, y limitado desarrollo de oferta; han sido factores determinantes en las finanzas y crecimiento de la industria productora de pan en 2016.

Para conocer en detalle el panorama del pan en el país, IALIMENTOS ha destacado los siguientes puntos clave para definir la situación y las perspectivas que existen alrededor de este sector. Tome nota.

Pan colombiano, ¿oferta variada y de buena calidad?

De acuerdo con Jaime Jiménez, director de la Cámara Fedemol de la ANDI, “el pan conocido como aliñado es el de mayor consumo en el país”.

Aunque las preparaciones son diferentes en cada panadería o compañía fabricante de pan y hay ricos sabores, el directivo menciona que también hay un alto grado de heterogeneidad en cuanto a tamaños; niveles tecnológicos y profesionalización; entre otros factores. “Esto se refleja en grandes diferencias cualitativas del pan que se ofrece en el mercado”, menciona.

Tasa de cambio, un factor “en contra”

A enero de este año, la tasa de cambio reportó un incremento anual de 32%. Tal efecto cayó sobre los productos importados usados tradicionalmente en la industria del pan, por lo cual los productos de panadería registraron en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), un aumento de 9.11% (Variación enero 2015- enero 2016).

El precio internacional del cereal tuvo una leve tendencia a la baja, que compensó con la devaluación del peso colombiano. Otros insumos de la panadería como azúcar, huevos, aceites y grasas; se vieron afectados, en algunos casos, por la subida del precio internacional y en otros, a la tasa de cambio.

Inflación en bienes y servicios

Además de los componentes de la producción de la industria, que normalmente suben o bajan de acuerdo al mercado internacional o por tasa de cambio, hay costos que se incrementan año a año, sin posibilidad de que retrocedan. Tal es el caso de mano de obra; el valor de los combustibles, la luz; el gas; el valor de los arrendamientos; el transporte urbano de carga; la administración; los impuestos prediales; el valor de los hornos; amasadoras; equipos; vitrinas; exhibidores; enfriadores.

Solución, ¿sembrar en territorio local?

Para el director ejecutivo de Fedemol, la relación agricultor- panadero, para sustituir importaciones agrícolas, solo sería viable para productos de consumo en fresco, “tal vez frutas y algunas verduras los demás productos exigen un proceso de transformación (harinas, aceites, azúcar, cárnicos, lácteos)”.

Jiménez agrega que, “la apuesta de Colombia Siembra, del Ministerio de Agricultura, se centra en productos factibles de producir en Colombia de manera competitiva, que con apoyos en investigación, transferencia tecnológica y conformación de cadenas de valor, se puedan ofrecer competitivamente en el mercado. No es este el caso del trigo”.

Sector relacionado con trigo crecerá entre 2.5% y 3%

De acuerdo con la Cámara Fedemol, el crecimiento total del sector de trigo y derivados, debe estar cercano al de la economía en general, es decir entre 2,5% y 3%.

Crecerán las subcategorías que continúen innovando como la de galletería industrial y la pasta. En panificación crecerán más aquellos subsectores que se modernicen y amplíen su oferta con propuestas nuevas, más saludables y creativas.

Reforma tributaria, hacia la equidad y la inversión

Si los principios de equidad, menor carga a las empresas, ampliación de la base de contribuyentes y eliminación de la evasión, se mantienen como propósitos de la nueva reforma; la inversión en los sectores productivos se verá beneficiada indudablemente” dice Jiménez sobre la propuesta de Reforma Estructural.

En el caso del sector de panificación, si se logra una estructura tributaria equitativa y transparente que le dé al pan en el impuesto IVA un tratamiento de producto básico al consumo de los colombianos, y permita el descuento del IVA pagados a otros eslabones -facilitando la formalización de las empresas y el empleo-; el sector sin duda se beneficiará.

Los crecimientos Índice de Precios al Productor, IPP, de algunos productos (variación enero 2015 a enero 2016), fueron los siguientes:

  • Azúcar refinada: 43,45%
  • Leche líquida procesada: 3,38%
  • Huevos: 15,86%
  • Aceites vegetales refinados: 11,17%
  • Margarina y preparaciones similares: 15,05%

30 kilos es el consumo per cápita en productos panificables, según Fedemol.

Fuente: información tomada de Fedemol, basada en los datos del DANE.