Tyson Foods admitió que el COVID-19 está transformando toda la operación de la compañía aunque continúa produciendo carne y alimentos.

Una carta publicada en los diarios The New York Times y The Washington Post, firmada por John Tyson, presidente de la junta directiva de Tyson Foods, evidencia el impacto que puede tener el contagio del COVID-19 al interior de las plantas de procesamiento de alimentos.

En la misiva, Tyson admitió que el COVID-19 está transformando toda la operación de la compañía, aunque continúa produciendo carne y alimentos para los estadounidenses.

El responsable de la empresa destacó que ante los problemas vividos en plantas cárnicas de EE.UU. con motivo de los contagios por COVID-19, “millones de libras de carne desaparecerán de la cadena de suministro. Como resultado, habrá un suministro limitado de nuestros productos disponibles en los supermercados hasta que podamos reabrir nuestras instalaciones que están actualmente cerradas“.

Le puede interesar: La pandemia ya entró a las plantas procesadoras de los Estados Unidos

Tyson recordó que el escenario actual no solo representa retos en materia de desperdicio de alimentos, también por las importantes consecuencias que tiene para el resto de la cadena cárnica, comenzando por los ganaderos que no pueden vender sus animales para ser sacrificados y afrontan así pérdidas.

“Nosotros tenemos la responsabilidad de alimentar a nuestra nación y al mundo, pero los organismos gubernamentales a nivel nacional, estatal, del condado y de la ciudad deben unirse de manera integral, reflexiva y productiva para permitir que los miembros de nuestro equipo trabajen con seguridad sin temor, pánico o preocupación. Los sectores público y privado deben unirse. Como país, este es nuestro momento de mostrarle al mundo lo que podemos hacer cuando trabajamos juntos”.

La compañía resaltó que ha pagado más de $ 11 millones en bonos a sus 116,000 trabajadores y donado $ 13 millones para apoyar a los más necesitados.

Gobierno Trump toma medidas

Junto a Tyson Foods, otros productores han advertido que los consumidores estadunidenses podrían ver escasez de carne en cuestión de días después de que los trabajadores en las principales instalaciones dieron positivo por COVID-19.

Ante este posible escenario, se pudo conocer que el presidente Donald Trump firmará una orden ejecutiva destinada a evitar la escasez de pollo, cerdo y otras carnes en los supermercados estadounidenses debido al coronavirus.

La orden utilizará la Ley de Producción de Defensa para clasificar el procesamiento de carne como infraestructura crítica para mantener abiertas las plantas de producción.

Le puede interesar: Con escáneres de temperatura de infrarrojos, Tyson busca evitar nuevos contagios en sus plantas