Future Farm anunció la inversión de 58 millones de dólares para continuar desarrollando tecnologías para la producción de carne de origen vegetal.

Future Farm, una de las principales marcas de tecnología alimentaria de América Latina que desarrolla y produce carne de origen vegetal, ha conseguido una inversión de 58 millones de dólares de serie C, que valoró la empresa en 400 millones de dólares. Esta recaudación de fondos marca la tercera ronda de financiación de la compañía, elevando el importe total de la inversión a 89 millones de dólares, y se utilizará para impulsar la expansión internacional y la innovación de su línea de productos de origen vegetal, tras su lanzamiento en el mercado estadounidense el pasado verano.

Las dos rondas de financiación anteriores han contribuido a acelerar el desarrollo y la innovación de nuevos productos de Future Farm y han impulsado su expansión en el extranjero -desde su país de origen, Brasil– hasta 10.000 puntos de venta en todo el mundo. Los próximos planes de Future Farm incluyen el avance de su revolucionaria True Texture Technology™, que acerca cada producto de origen vegetal a sus homólogos de origen animal en cuanto a aspecto, textura y sabor.

Además de los avances en la tecnología de los productos, la marca también utilizará la financiación para avanzar hacia su objetivo de conseguir un envase 100% sostenible y de origen vegetal -compuesto de caña de azúcar- que reduzca la cantidad de CO2 que se libera en el planeta.

Lea también: UPSIDE FOODS INAUGURA EL CENTRO DE CARNE CULTIVADA MÁS AVANZADO DEL MUNDO

“Estamos increíblemente orgullosos de esta inversión y de quienes están detrás de ella, no sólo para validar la inmensa oportunidad que existe dentro de la categoría, sino también para marcar un nuevo capítulo para Future Farm, ya que trabajamos hacia la innovación de más ofertas basadas en plantas para crear una cartera que incluya carne, mariscos, aves de corral y productos lácteos”, dijo Marcos Leta, fundador de Future Farm.

Tras el lanzamiento de Future Burger, Future Sausage, Future Beef y Future Meatballs, y su próximo lanzamiento de Future Tuna y Future Chick’n en EE.UU., la compañía planea expandirse a los segmentos de las bebidas vegetales y los lácteos, centrándose en los mercados europeos y americanos.Como marca global, Future Farm se propuso disminuir el consumo de carne, creando productos lo más parecidos posible a la proteína animal, para animar a la gente a hacer cambios sencillos hacia alimentos sostenibles basados en plantas; salvando el planeta -y ahora el océano- un bocado a la vez.

Future Farm se mantiene firme en la exigencia de altos estándares ambientales a sus proveedores, luchando por la biodiversidad y contra la destrucción de la selva tropical, con cada uno de ellos obligado a declarar que sus productos están libres de transgénicos y de deforestación.