Tras una revisión de seguridad, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU (FDA) tomó la decisión de aprobar la alteración genómica intencional en un animal para uso alimentario.

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) anunció que tomó una determinación de bajo riesgo para la comercialización de productos, incluidos los alimentos, de dos bovinos de carne con genoma editado y sus crías después de determinar que la Alteración Genómica Intencional (IGA, por sus siglas en inglés) no plantea ningún problema.

De acuerdo a la entidad, El IGA da como resultado el genotipo (composición genética) y el rasgo de pelaje de pelo corto equivalentes a los que se observan en algunos bovinos criados de forma convencional, conocidos como pelaje “resbaladizo”. Esta es la primera determinación de bajo riesgo de la FDA para la discreción de aplicación de un IGA en un animal para el uso alimentario. 

Esta decisión subraya nuestro compromiso de utilizar un proceso basado en datos y basado en la ciencia y el riesgo que se centre en la seguridad de los animales que contienen alteraciones genómicas intencionales y la seguridad de las personas que comen los alimentos producidos por estos animales”, afirmó Steven Solomon, director del Centro de Medicina Veterinaria de la FDA.

También le puede interesar: ÍNDICE DE PRECIOS DE ALIMENTOS DE LA FAO VUELVE A ROMPER RÉCORD EN FEBRERO

Con base en la revisión de datos científicos de la agencia, la FDA ha determinado que el producto es de bajo riesgo y no plantea ningún problema de seguridad, por lo que la FDA no espera que el desarrollador del producto IGA busque la aprobación de la FDA antes de su comercialización. Hasta la fecha, la FDA ha realizado determinaciones de bajo riesgo para discrecionalidad en la aplicación de muchos otros IGA en animales para usos no alimentarios y también ha aprobado solicitudes para cinco IGA en grupos específicos de cabras, pollosalmónconejo y, más recientemente, en una línea de cerdos .

“También demuestra nuestra capacidad para identificar IGA de bajo riesgo que no generan preocupaciones sobre la seguridad, cuando se utilizan para la producción de alimentos. Esperamos que nuestra decisión aliente a otros desarrolladores a presentar productos de biotecnología animal para la determinación de riesgos de la FDA en este campo de rápido desarrollo, allanando el camino para que los animales que contienen IGA de bajo riesgo lleguen al mercado de manera más eficiente”. concluyó Solomon.