El Instituto Tecnológico del Plástico, AIMPLAS, está desarrollando el Envase 4.0, una iniciativa que espera reducir el desperdicio.

Con el objetivo de mejorar las propiedades de los materiales empleados en el envasado, tanto barrera para alargar la vida de los alimentos, como antimicrobiana para garantizar la seguridad alimentaria, Aimplas inició el proyecto Envase 4.0.

Una iniciativa, financiada por el Institut Valencià de Competitivitat Empresarial (IVACE) y otras organizaciones, que también busca mejorar las mecánicas para mejorar su sostenibilidad y lograr envases reciclables y compostables, tal como lo piden las normas internacionales.

Y es que para 2030, por ejemplo, todos los envases deben ser reciclables, según las exigencias de la Unión Europea (UE), por lo que es necesario el desarrollo de envases más sostenibles para alimentos que necesiten altas barreras o prestaciones.

Consulte soluciones de empaques acá.

En el proyecto Envase 4.0 esperan obtener nuevas estructuras reciclables barrera al oxígeno, basada en compuestos de PVOH para productos fresco, envases activos reciclables para productos fresco, envases barrera reciclables, mediante el empleo de tratamientos superficiales, plasma y e-beam y envases barrera compostables mediante el empleo de recubrimientos metalizados en materiales bio.

Por esto, este proyecto está alineado con los ODS 9 Industria, Innovación e Infraestructura y 12 Producción y Consumo Responsables, así como con el 13 Acción por el Clima. 

La necesidad

De acuerdo con Aimplas, actualmente, cerca del 70 % de los envases presenta una estructura multicapa, debido a que no existe un único material que presente todas las propiedades que requiere tener un envase para contener y proteger al producto.

En el caso de los envases de plásticos, cada tipo de material presenta unas propiedades mecánicas y barrera a los gases diferente. Es por este motivo por el que existe interés en mejorar las propiedades barrera y mecánica de los materiales con la finalidad de poder desarrollar estructuras de envase más sencillas, que permitan su reciclado.

Sumado a esto, se presenta el hecho de que tanto consumidores, como fabricantes, están en la búsqueda de materiales de fuentes renovables, biopolímeros, como materiales alternativos a los de fuentes fósiles, PET, PE o PP.

Sin embargo, es de considerar que hay que considerar que los biopolímeros presentan, en la mayoría de los casos, peores propiedades mecánicas y barrera. De la mejora de sus propiedades, entre otros, depende que se extienda su uso.

Lea también: Hallan forma de sustituir grasa por fibra en brownies.