Gracias a una estrategia de comunicación, Porkcolombia ha logrado aumentar el consumo de carne de cerdo en los últimos dos años.

El desarrollo de una estrategia de comunicaciones que difunda un mensaje claro y certero, es el arma más fuerte con la que PorkColombia incentivó el consumo de carne de cerdo en el país. La cercanía con los consumidores es un reto que año tras año la industria porcícola ha enfrentado, y las cifras muestran que la estrategia es efectiva.

“Hemos invertido en estudios de mercado en el conocimiento de ese consumidor y una de las principales reflexiones que tuvimos fue darnos cuenta que hoy en día y desde hace algunos años, la razón principal por la que la gente no consumía carne de cerdo, no era por la salud o por mitos que se tenían sino por una falta de hábito”, así lo asegura Carlos Maya, presidente ejecutivo de Porkcolombia.

Buena parte del desarrollo de las campañas de publicidad y de trabajos con el consumidor ha sido llevar la carne de cerdo a la rutina diaria. Y efectivamente se ha logrado llegar a más hogares de consumidores e incrementar la frecuencia de consumo en los hogares.

Hace siete años no se tenía un desarollo en plantas de beneficio como las que se tienen actualmente. “Para el 2009 el consumo era de 4,2 kilos per cápita, y este año estamos cerrando por encima de 8,6 kilos per cápita. En 7 años hemos duplicado el consumo de carne de cerdo en el país, así esperamos duplicarlo en los próximos 6 o 7 años”, manifiesta Maya.

En estos úñtimos dos años el consumo ha pasado de 7,2 a 8,6 kilos, es decir, se ha aumentado un kilo y medio en consumo per cápita en Colombia.