El empaque permite frescura e inocuidad en los alimentos para protegerlos de factores externos como la contaminación, además de permitir su traslado y almacenamiento conservando las características propias del producto.

Las empresas han entendido que se trata de un elemento en la experiencia del consumidor, por lo que ha ganado relevancia entre la reducción de costos y la diferenciación en el punto de venta.

Es así como se se pueden encontrar etiquetas y sellos que indican si un producto es orgánico, natural, amigable con el medio ambiente, entre otros.

– Las tendencias ecológicas han estado en alza en los últimos años. Además de la preocupación por el consumidor por el proceso de los alimentos, también lo hacen con los envases y el ciclo de vida de los mismos. Diferentes marcas se distinguen por certificados ecológicos en sus empaques.

– Empaques personalizados y con etiquetas que permitan una mayor vinculación e interacción con el consumidor, lo que conlleva a generar campañas en redes sociales ampliando el engagement de la marca.

– Sea informativo en la comerzalición del producto a través del empaque, probablemente tenga una gran historia que contar a través de este.

– Las marcas deben comprender los mercados locales para para desarrollar un empaque que se ajuste a las necesidades de los consumidores.

– Diferentes empresas han optado por imprimir sus envases digitalmente, por lo que sus métodos de marketing y popularidad han aumentado.