En el más reciente informe, realizado por el PNUMA, revelan que hubo un desperdicio de 931 millones de toneladas de alimentos en 2019.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), junto a WRAP, publicó el ‘Índice del desperdicio de alimentos’, en donde recopila los datos sobre este tema, con el fin de tomar acción frente a la problemática.

En esta investigación se destaca que, de los residuos a nivel mundial, el 61 % provino de los hogares, 26 % del servicio de comida y 13 % del comercio minorista. Así mismo, dice que el 17 % de los alimentos a nivel mundial se desperdician.

Frente a esto, precisamente, en el informe realizan un llamado a las autoridades nacionales, debido a que encontraron que no hay gran diferencia de este índice en países desarrollados y países bajos.

“Disminuir el desperdicio de alimentos reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero y la velocidad de la destrucción de la naturaleza que resulta de la conversión de la tierra y la contaminación. Al mismo tiempo, mejoraría la disponibilidad de alimentos y, por lo tanto, reduciría el hambre y ahorraría dinero en un momento de recesión mundial”, afirmó Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA.

Lea también: AgroFresh tendrá recubrimientos comestibles para frutas y verduras

La cifra de desechos este año equivale aproximadamente a 23 millones de camiones de 40 toneladas completamente cargados. De hecho, también dicen que el desperdicio de alimentos, a nivel del consumidor, parece ser más del doble de la cifra anterior de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Como es conocido, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para 2030 incluyen la producción y consumo responsables a nivel mundial, por lo que, para cumplir con la meta, la ONU recomienda tomar acción.

Partiendo por la medición, que es una estrategia en la que han estado avanzando, puesto que los informes encuentran que, a la fecha, ya son 54 países (que albergan aproximadamente al 75 % de la población mundial) los que cuentan con los datos relacionados.

“Si queremos tomarnos en serio la lucha contra el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la contaminación y los residuos, entonces las empresas, los gobiernos y los ciudadanos de todo el mundo deben hacer su parte para reducir el desperdicio de alimentos”, señaló Andersen.

Por su parte, Marcus Gover, director ejecutivo de WRAP, hizo un llamado para aumentar los esfuerzos. “En los nueve que nos quedan, no lograremos la meta tres del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 12 si no aumentamos significativamente la inversión para abordar el desperdicio de alimentos en el hogar a nivel mundial. Esto debe ser una prioridad para gobiernos, organizaciones internacionales, empresas y fundaciones filantrópicas”, advirtió Gover.

Justamente, abordando este desafío, las diferentes organizaciones podrán constribuir a los objetivos mundiales, tales como la reducción del hambre (en 2019, se calcularon 690 millones de personas afectadas por esto) y disminuir los gases de efecto invernadero.

Le puede interesar: Los retos que plantean los embalajes reutilizables para la industria de alimentos