Con el lanzamiento de Frupro y Frupro Max, bebidas cítricas con proteína, estas dos compañías, de amplia tradición en Colombia, quieren establecer dos categorías desconocidas en el mercado nacional, pero que en Latinoamérica alcanzan ventas por 2.4 billones de dólares.

Por: Joan H. Bocanegra editor IAlimentos

La búsqueda de bienestar dejó de ser una tendencia a se­guir para convertirse en una ver­dadera demanda. Es claro que los consumidores quieren ver embote­llada la salud, y en los últimos años, las compañías de bebidas han respondido a este llamado, con lanzamientos que incluyen omega-3, zinc, calcio, potasio, incluso vitaminas, productos con valor agregado que poco a poco se han abierto camino en el mercado regional, aunque aún incipiente, si se compara con la amplia oferta en Estados Unidos o Europa.

Según la firma de investigación de mercados Eu­romonitor, el mercado de bebidas funcionales en Latinoamérica asciende aproximadamente a USD $14 billones, con una proyección de crecimiento del 7,4 %, espacio donde se pueden encontrar desde bebidas gasificadas hasta yogures.

Sin embargo, dentro de este gran universo, existen dos segmentos, casi inexplorados en Colombia: las ca­tegorías de jugos funcionales y de bebidas deportivas fortificadas con proteína, las cuales suman un mer­cado superior a USD$2,4 billones en Latinoamérica, con proyecciones de crecimientos del 7,6 % y 4,1 %, respectivamente.

Fue allí, donde dos compañías colombianas, de am­plia tradición, pusieron sus ojos, y decidieron combinar sus más de 40 años de experiencia para abrir estas categorías en el país, bajo la familia de bebidas Fru­pro: una alternativa que mezcla los beneficios de los jugos naturales cítricos con proteína limpia.

Los artífices de esta iniciativa, que promete revolucionar el mer­cado de bebidas funcionales en Colombia, y en especial el de proteínas, que hasta a la fecha se encuentra dominado por suple­mentos en polvo son: B. Altman/ Nutrea, proveedor de materias pri­mas e ingredientes para la indus­tria de alimentos y bebidas, y C.I. Agrícolas Unidas S.A., que bajo su marca Frudelca, se ha consolidado como un importante comercializa­dor de cítricos, con una destacada presencia en los harddiscount, lo que les ha permitido crecimientos sostenidos de doble dígito en el último lustro.

Según Alejandro Gaviria, gerente general de Frudelca, el origen de Frupro fue un tanto accidental, algo común en las innovaciones a lo largo de la historia. “Nosotros es­tábamos buscando cómo ampliar la vida útil de nuestros cítricos, debido a que tenemos unos picos de cosecha a nivel nacional muy altos, con algunos excedentes que comercializamos, pero en otros, por temas agrocli­máticos, no tenemos tanta fruta. Nos acercamos a B.Altman/Nutrea buscando una alternativa de deshi­dratación, para convertir estos excedentes en polvo y utilizarlos más adelante, sin embargo, comenzamos a realizar ensayos y surgió la idea de por qué no forti­ficar nuestros jugos con proteína, dando origen a una bebida que no existe en el mercado colombiano, ni en la región. Nosotros habíamos explorado la posibilidad de agregar vitaminas y minerales, pero no proteína, sabiendo que significaba todo un reto tecnológico”.

Y es que efectivamente, la proteína de suero de leche aislada, por su origen, presenta un sabor lácteo característico, siendo el principal reto que tienen todas las compañías que emplean este ingrediente, y lo que explica porque las ofertas de pro­teínas en polvo presentan sabores reiterativos, como vainilla y choco­late, que buscan enmascarar estas notas, además de sus altos niveles de azúcar.

Según resaltó Ernesto Altman, director general del Grupo B.Altman/Nu­trea, “aunque el con­sumidor siempre está buscando el mayor contenido de pro­teína por porción, y es lo que habitualmente se promociona en las bebidas en polvo u otros suplementos ali­mentarios, que se carac­terizan por ser lechosos y tradicionalmente pe­sados, nuestro reto era conseguir una bebida refrescante, de mucha menor densidad, pero que especialmente fuera ligera, deli­ciosa y nutritiva”.

Este equilibrio fue lo que le per­mitió a esta dupla lanzar una fami­lia de bebidas sin precedentes en el mercado nacional: Frupro, que combina el jugo de naranja y man­darina con 10 gr de proteína, sin azúcar añadida y con un aporte de solo 90 calorías, lo que la hace ideal, según estas compañías, para todo tipo de consumidor. Esta oferta la complementa Frupro Max, que con 25 gr de proteína, se con­vierte en una alternativa para los deportistas de alto rendimiento, que gracias a sus atributos, permite la recuperación muscular.

“En el mercado existen mu­chas opciones de proteínas; arroz, avena, arveja o soya, sin embargo, la proteína de suero de leche ais­lada presenta un nivel de diges­tibilidad (PDCAAS, por su sigla en inglés) igual a 1 y un contenido de BCAA (Branched-chain amino acids) mayor, mientras que el de la proteína de arroz es de 0.4, por ejemplo, teniendo un menor im­pacto en la reconstrucción muscu­lar, esencial para los deportistas”, destacó Altman.

Y aunque esta es una apuesta por la innovación, que busca abrir una categoría en el mercado nacio­nal, el gerente general de Frudelca confía en que los atributos de estas bebidas marcarán la diferencia. “Si nosotros hacemos un símil con lo que está ocurriendo con este tipo de bebidas en Latinoamérica, vemos un potencial de crecimiento muy alto. El sabor que tenemos es diferencial, sin que esto signifique que no vaya a ser un camino largo, porque entendemos que este es un producto que está abriendo mercado, y esa apertura toma tiempo y esfuerzo”, afirmó Gaviria.

Una revolución democratizadora

El consumo de bebidas fortificadas con proteínas en Colombia ha tenido su mayor impacto, tradicional­mente, en estratos medios por personas que se ejer­citan en gimnasios, llegando a destinar un porcentaje importante de sus ingresos en esta clase de productos, por lo cual, la clave del éxito de Frupro estará definido, en gran medida, por el precio.

“Nuestro objetivo es llegar a un alto nivel de demo­cratización y masificación con un producto adecuado a un precio justo y acorde al mercado colombiano. Todo esto junto a nuestro aliado Frudelca, que no solo nos ofrece un jugo 100% natural de altísima calidad, sino también toda su experiencia en comercialización y distribución. Frupro es un producto diseñado para todo tipo de consumidores de todas las edades y que puede tener diferentes momentos de consumo. Es la indulgencia perfecta con 90 calorías”, precisó Altman.

Por lo pronto, estas dos compañías basaran su estra­tegia de lanzamiento en degustaciones en diversos ca­nales, incluidos eventos deportivos, y como es propio de los tiempos que corren, con una fuerte presencia en redes sociales, con el objetivo de crear una comunidad que le apuesta a la nutrición, la salud y el sabor.

“Tenemos un público más joven que consume mucho contenido en plataformas digitales, como Ins­tagram, por la cual, en muchos casos, se induce la compra, aunque no realice allí, sino a través de nuestra página y para ello, sin duda, el camino será la informa­ción. Lo más importante de nuestra estrategia digital es generar una comunidad como deportistas de alto rendimiento y jovenes que tienen interés por la nutri­ción y la salud”, resaltó Gaviria.