Esta compañía, con más de 80 años en el mercado, no ha dejado de crecer, y a pesar del coronavirus, espera cerrar este año en cifras positivas. Aquí le contamos su modelo.

Por: Edwin Caicedo Ucros, Periodista revista IAlimentos

El 2020 ha sido un año complejo para todos los sectores y el sector cárnico, en especial, es uno de ellos. Según estadísticas de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), el consumo per cápita de las carnes rojas presenta un decrecimiento apa­rente del 7 % en los últimos cinco años, frente a un crecimiento apa­rente del 37 % de las carnes blan­cas en el mismo periodo, es por eso que ya desde antes de la pande­mia muchas empresas han estado trabajando por encontrar nuevas formas de adaptarse a los requeri­mientos de los consumidores. Car­nes Frías Berna es una de ellas.

Andres franco gomezLa compañía caleña, con más de 80 años de historia, em­pezó a “reiventarse” desde antes que el coronavirus lle­gara a trastocar el consumo institucional y de hogares en el país. En la revista IA­limentos entrevistamos a su Comité Gerencial, conformado por Duffay Ríos Castaño, gerente financiera y adminis­trativa, Felipe Castaño Carreño, gerente Co­mercial; Gustavo Adolfo Arzayus, gerente de operaciones; y Andrés Franco Gómez, gerente de mercadeo; quienes nos contaron cuáles son las estrategias que ha usado la empresa no solo para seguir creciendo durante los últimos años, sino para proyectar un cierre de 2020 con cifras positivas.

Carnes Frías Berna cerró 2019 con un crecimiento en sus ingresos del 3,7 % frente al 2018. Según cuenta su Comité, “la compañía no es ajena a los factores negativos que influenciaron el bajo rendimiento del sector manu­facturero del país, como fueron los incrementos en costos de materias primas importadas, principalmente por la alta devaluación de nuestra moneda y, por otro lado, variables como el aumento del desempleo que afectó el consumo interno. Por tal motivo, la compañía trabajó durante 2019 en diversos frentes con el fin de contrarrestar las afectacio­nes negativas del sector”.

Por ejemplo, Berna implementó diferentes programas de eficiencia productiva, administrativa y comercial, inclu­yendo inversiones tecnológicas enfocadas a la competiti­vidad. Además, trabajó en el programa de transferencia de conocimiento y tecnología, dentro del Clúster de Proteína Blanca y en el programa de fábricas de productividad, liderados por la Cámara de Comercio de Cali. Esto con el objetivo de exportar sus productos a nuevos mercados.

Fue así como lograron ser la única planta en Colombia que actualmente cuenta con el aval de la KFDA (KoreaFood and DrugAdministration) y desarrollaron `Costillas readytoeat´, un producto de exportación para el mercado insti­tucional coreano que cumple con varias condiciones que descubrieron eran esenciales para exportar: ser naturales, larga vida, y estar libres de aditivos y conservantes. “Por las características mismas de las carnes frías, la exportación de estos productos no es la mejor opción, teniendo en cuenta la vida útil, lo cual nos llevó a la innovación de productos cárnicos larga vida que no requieren refrigeración, convariedad de presentaciones y que se pueden consumir en cualquier mo­mento del día” señala el equipo.

Innovación para enfrentar un mundo cambiante

Reforzar el valor de la innovación es una de las apuestas que ha hecho Carnes Frías Berna buscando seguir creciendo. Para el equipo de Geren­cia, una compañía debe no solo ser flexible y tener gran capacidad adap­tación y reacción, sino que también debe poner su foco en la creación de propuestas diferenciadoras que los ayuden a ofrecer el producto que requiere el mercado.

De hecho, de acuerdo a datos de Fedegan el consumo per cápita apa­rente de carnes frías ha pasado de 2.5 Kg en 2016 a 4.3 Kg en 2019, lo que según Berna “se debe a las pro­puestas innovadoras que las indus­trias del sector de carnes frías hemos desarrollado, ofreciendo alternativas fáciles y prácticas para el consumo de nuestros productos en cualquier momento del día”.

Por eso luego de su entrada al mer­cado coreano con su nuevo producto `Costillas readytoeat´, Carnes Frías Berna se ha enfocado en el desarrollo de nuevas propuestas de productos que puedan llegar desde Colombia a diferentes mercados a nivel mundial. “Aprendimos del año 2019 que la in­novación es el enfoque más impor­tante para enfrentar un mundo cada vez más cambiante”, destacan.

Exportar no es un imposible

Desde 2018, Carnes Frías Berna venía tras el proyecto de exportar desde Colombia, es por eso que para cumplir el objetivo se han enfocado en el desarrollo de nuevos produc­tos que generen valor agregado y resuelvan las necesidades de los consumidores del exterior, pero que sobre todo puedan atravesar todo el proceso de exportación de manera idónea.

“Hoy más que nunca los merca­dos internacionales están buscandofuentes alternas de materias primas y valores agregados, aunque hay que aceptar que la tarea no es fácil. Las exi­gencias son altas y sólo empresas comprometidas con la calidad pueden aprovechar las grandes oportunidades que hoy tenemos externamente. Colombia tiene una industria bastante desarrollada y no debemos atemori­zarnos de atrevernos a salir al mundo”, destaca el equipo.

carmes frias BernaDecisiones estratégicas ante el COVID-19

Las empresas cárnicas y en general del sector de ali­mentos han tenido desde siempre altos estándares de calidad en sus procesos, garantizando la inocuidad en su producción. Sin embargo, con la llegada del virus, algunas compañías incluso de las más grandes a nivel mundial, se han enfrentado a contagios dentro de sus plantas y han tenido que reforzar sus procedimientos como le pasó por ejemplo a Tyson Foods en Estados Unidos que tuvo más de mil contagiados.

Por eso en Berna desde el mes de marzo reforzaron sus protocolos para contrarrestar el riesgo de contagio, con decisiones como prohibir las visitas de terceros en la planta, enviar a trabajar externamente al equipo comer­cial y administrativo, y revisar a todos sus colaboradores en la entrada.

Pero además la compañía también trabajó en mante­ner a sus aliados estratégicos ante la caída de la demanda en el canal institucional. “A pesar de esto el 60% de nuestros clientes en este canal se encuentran cerrados y

muchos de ellos han tenido que finalizar operaciones de manera permanente. A raíz de esta situación, la compañía creó durante este periodo de coyuntura un canal diferen­ciador que llega directo a los consumidores, generando empleo a más de cien personas directas e indirectas en las ciudades de Cali y Bogotá, muchas de ellas cesantes de negocios del canal institucional”, destacan.

Otra decisión que tomaron desde Berna, basados en un alto número de solicitudes que reciben mensual­mente para realizar proveeduría a pequeños negocios, fue el desarrollo de una escuela de comidas rápidas, una iniciativa que estarán lanzando próximamente y con la que esperan apoyar a emprendedores y futuros empre­sarios del sector capacitándolos y apoyándolos como aliados comerciales.

Cerrar 2020 en positivo

A pesar de la coyuntura por el coronavirus, Carnes Frías Berna presentó al corte del primer semestre del 2020 una variación mínima en sus ventas frente al mismo pe­riodo del año anterior. Eso, según el equipo gerencial, es muestra del trabajo que se ha venido haciendo.

“Proyectamos cerrar un 2020 con una tendencia po­sitivay para el 2021 estamos en­focados en continuar con nuestro propósito innovador y crecer nues­tro lovemark y engagement en el mercado nacional e internacional”, destacan.

“Las situaciones coyunturales vivi­das a nivel mundial durante el 2020 nos han dejado excelentes aprendi­zajes. Nos mostraron que las compa­ñías deben ser flexibles y tener gran capacidad de adaptación y reacción. Nosotros hemos reforzado el valor de la innovación; confirmamos que las relaciones transparentes y es­trechas con proveedores y clientes fortalecen las compañías y permiten sortear las diferentes dificultades; el interés por el bienestar y la seguri­dad de nuestros colaboradores se refleja en el compromiso y esfuerzo para enfrentar los tiempos de incer­tidumbre, finalizan.