Conozca cómo las metodologías de diseño pueden impactar positivamente en su negocio.

David Freyre
Socio y Director de diseño – imasD

Cada año se crean miles de marcas y productos nuevos que entran a competir por una porción del mercado. Por un lado, están las marcas clásicas que han tenido una posición dominante durante muchos años y, por otro lado, están las que retan lo establecido con nuevos modelos de negocio y distribución, los cuales dinamizan el mercado de los alimentos creando opciones cada vez más diversas para llegar a los consumidores. ¿Cómo diferenciarse en este panorama de mercado cambiante?

Las empresas que utilizan el diseño como herramienta de innovación tienen crecimientos de mercado del doble del promedio. Las metodologías de diseño como design thinking, lean, agile, scrum y sprint permiten establecer un proceso sistemático para la innovación en la industria de alimentos.
Y contrario a lo que la mayoría puede pensar, el diseño va más allá de la estética, ya que comprende un proceso creativo que permite encontrar nuevas oportunidades y generar valor para las empresas, a la vez que acelera la construcción de marcas coherentes en sus diferentes puntos de contacto con el consumidor. Una buena comunicación digital de marca, una buena experiencia en el punto de venta, un empaque impactante, entre otros, logran crear experiencias memorables para las personas. La mayoría de los métodos comprenden tres etapas principales:

Investigación o inspiración

Es importante conocer a las personas que se relacionan con nuestra marca. A través de la creación de perfiles de personas conocemos con más profundidad el estilo de vida, gustos y comportamientos de nuestros consumidores. Las técnicas de investigación llevan a entender los hábitos y rutinas de alimentación al interior de los hogares.

Simultáneamente, la investigación de las tendencias mundiales en alimentación, estilo de vida, nuevos ingredientes y momentos de consumo enriquecen el proceso de diseño. Toda la información anterior concluye en la generación de insights y oportunidades para el negocio y sus marcas.

Experimentación o ideación

Es un proceso colaborativo entre las áreas de la empresa y los consumidores, en el cual se hace clave que todos los interesados participen, debido a que el involucramiento temprano de todas las áreas incrementa las posibilidades de éxito de los proyectos. En esta etapa se realizan talleres de co-creación y experimentación, donde se generan nuevas ideas que puedan impulsar a las marcas en el futuro.

Las metodologías de diseño son un proceso creativo, colaborativo e interactivo que permite generar nuevos productos alimenticios, formatos, servicios y todo lo que se pueda imaginar alrededor de la comida.

Prototipado e implementación

Teniendo en cuenta las capacidades internas y de sus aliados se realizan prototipos y testeos rápidos con los consumidores, lo cual permite entender qué propuestas funcionan o pueden mejorar para así seguir ideando y lograr optimizar los resultados, preparando los nuevos productos o servicios para su lanzamiento.