Cómo un empaque defectuoso y la cadena de suplemento que piensas que están fuera de tu control puede tener un impacto representativo en la seguridad de los productos.

Cuando pensamos y hablamos de la seguridad alimentaria existe un factor que es comúnmente olvidado. Los consumidores, los medios de comunicación, los reguladores y la industria tienden a enfocarse en el producto y no a la debida seguridad del empacado. Ahora más que nunca, como una red globalizada de distribución de alimentos, este elemento juega un papel importante al garantizar que el producto final es seguro y sano.

La mayoría de los fabricantes son conscientes del impacto de los envases defectuosos en sus negocios. Ellos saben que esto y los errores en la cadena de suministro afectan la calidad y la integridad de su producto. Así que toman medidas para proporcionar productos que sean seguros tanto para ellos como para el usuario final.

Para mejorarlo e impulsar un mejor resultado de negocio, las empresas deben, primero, comprender por qué se producen las crisis en los envases y, luego, tomar medidas para prevenirlas.

Existen muchos factores que los productores deben considerar en la construcción de un mecanismo de defensa contra las fallas en el empacado. Primero, revisar el empaque y los procesos de manufactura. Segundo, tener presente el factor del error humano.

Finalmente, revisar la cadena de suplemento y asegurar que las materias primas y el valor agregado a los productos cumplen los estándares internacionales.

Proceso de empacado y manufactura

El riesgo de contaminación y un etiquetado incorrecto son comúnmente obviados porque el énfasis en la seguridad alimentaria usualmente recae en la preparación de los alimentos. Los sistemas de manejos alimentarios, sin embargo, pueden llegar a hacer mucho para proteger al usuario final.

La única ruta para aumentar las defensas contra los errores y mitigar las fallas en el etiquetado es la revisión y preparación contra los factores importantes en el proceso de empacado, y la seguridad de que las prácticas de producción cumplen los estándares de seguridad y calidad.

Estos aspectos deben ser analizados en prácticas de controles de calidad en tiempo real y fuera de producción. Desafortunadamente, el etiquetado incorrecto es comúnmente la principal razón detrás de los errores de empacado. Esto típicamente es debido a fallas al declarar cierto tipo de alergias que van ligadas al producto.

Este problema ya está siendo abordado por la industria. Algunas de las empresas de bienes de consumo de envasados más grandes del mundo se han unido para formar la Alianza de Seguridad Alimentaria para el Envasado (foodsafetyallianceforpackaging.com), un comité técnico del Instituto de Profesionales del Empacado. La iniciativa ya ha desarrollado el análisis de peligros y puntos críticos de control (Haccp) en el empacado de materiales en las categorías de cartones, plásticos rígidos, corte y apilado de etiquetas y latas compuestas.

Error Humano

Con respecto a los errores humanos en el proceso de empacado, hay una variedad de mejoras que se pueden realizar. En primer lugar, las organizaciones deben asegurarse de que cualquier persona que interactúa con los alimentos y/o su envase está bien equipada, con el conocimiento de la higiene personal, el lavado y la desinfección de equipos, utensilios y superficies, y una comprensión de las consecuencias de las malas prácticas.

La mejor manera de lograrlo es mediante el establecimiento de un programa de formación que se adapte a la cultura y los empleados de la empresa, teniendo en cuenta el contexto de riesgo único de los protocolos de preparación y envasado de alimentos.

La norma internacional de seguridad alimentaria, tal como el Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos, ayuda a identificar los peligros y puntos de manejo para el personal, proporcionando otro nivel de salvaguardia. A un nivel más amplio, análisis microbiológicos regulares y políticas claras de enfermedad también deben contribuir a un planteamiento a la vigilancia en la educación, ya que las enfermedades pueden ser fácilmente transferidas a través del contacto físico.

Cadena de suministro

Por el análisis de riesgo del productor en relación con sus productos, procesos y base de clientes, un fabricante puede determinar el nivel de los riesgos alimentarios asociados con una cadena de suministro concreta y material de empacado. Las evaluaciones de riesgo permiten una asignación de diferentes niveles de diligencia debido a que los proveedores deben cumplir y proveer alertas tempranas en el proceso de envasado de alimentos que puedan suponer un riesgo para la seguridad.

empaques IAlimentos

Se han creado una serie de normas de empacado, que fueron comparadas con el documento Guía para una iniciativa a la seguridad alimentaria global (Gfsi), sexta edición, que incluye buenas prácticas de fabricación asociados con los materiales de empacado destinados al uso alimentario. Estas normas incluyen, por ejemplo, el programa Calidad de Comida Segura (SQF) Consorcio de Vendedores Británicos (BRC), y FSSC22000.

Los programas Gfsi están diseñados para construir una defensa de “alerta diligente” en toda la cadena de suministro que no se limita solo a la seguridad alimentaria del proceso de fabricación de alimentos.

Fabricantes internacionales más grandes, como Coca-Cola están ordenando que incluso sus proveedores de envases estar certificados con Gfsi. Para mostrar la importancia tales fabricantes certifican la seguridad alimentaria y la integridad de los materiales de envasado, Coca-Cola estuvo involucrado en el desarrollo de la Especificación Disponible al Público 223 (PAS223) Programas de requisitos previos para materiales de embalaje como parte de un Gfsi aprobó FSSC22000.

Programas de Prerrequisito PAS223 fueron desarrollados para tratar específicamente la seguridad alimentaria para el diseño de alimentos y bebidas de envases y para su uso en conjunción con la norma ISO 22000, el sistema internacional de gestión de la seguridad alimentaria en toda la cadena de suministro.

Desafortunadamente, no hay un remedio mágico. Los problemas pueden ocurrir por un número incalculable de razones durante cualquier momento del proceso de envasado de alimentos. A través de la preparación, el conocimiento de los factores de riesgo y potencialmente de estándares de seguridad de alimentos reconocidos a nivel mundial y aplicados a los materiales de empacado, se puede aumentar la confianza de sus grupos de interés en sus productos y evitar una potencial futura catástrofe antes de que su negocio se vea afectado de por vida.