En Perú la discusión en torno a la Ley 1038 busca alinear los esfuerzos entre el gobierno y el sector privado que contribuyan con el bienestar de los consumidores, especialmente los niños y adolescentes.

IA 35 ALTA 016

Por: Andrés Felipe Andrade
Coordinador Editoritorial IAlimentos
editor@revistaialimentos.com

En Perú la discusión por la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes por parte del sector industrial es una de las voces con mayor potencia en la región sobre la importancia de alinear las políticas públicas y las acciones de la empresa privada en pro del bienestar de los consumidores, en especial de los niños. La Ley 1038 que cuenta desde mayo con el aval del Gobierno peruano tiene varios reparos de diferentes actores del país, desde ministerios hasta las compañías procesadoras.

Sin embargo, es el planteamiento de la industria el que se destaca por mostrar la responsabilidad de frente a su actividad. Es de destacar la férrea defensa hecha por Luís Salazar Steiger, Presidente de la Sociedad Nacional de Industrias, que durante uno de los debates sobre el tema planteó que no hay claridad entre la realidad y lo que realmente aqueja a la población infantil peruana. Según datos del Centro Nacional de la Alimentación y Nutrición del Instituto Nacional de Salud de Perú el país tiene índices elevados en cuanto a desnutrición y anemia en los niños, del 18% y el 33% respectivamente, mientras que la obesidad en los menores de cinco a nueve años se encuentra en un 8,9%.

Es clara la posición del sector industrial de frente a lo que debe hacerse y no lo que se piensa. Si bien la tendencia del aumento de la obesidad infantil a nivel mundial viene creciendo, existen casos que deben ser mirados con lupa y más la política pública, por lo que cabe resaltar que la alimentación saludable comprende diferentes variable y no una mal entendida obesidad aplicada a en un asunto tan relevante como lo es la política pública infantil.