La pandemia mundial del COVID-19 está acelerando cambios en los empaques, para que estos se adapten a los nuevos canales y demandas de consumo.

Si bien es cierto que la funcionalidad de los empaques sigue siendo la misma (almacenar), estos han evolucionado hacia distintas formas, materiales y composiciones, con el fin de cumplir con los requerimientos del contexto y consumidores actuales.

De hecho, ahora más que nunca, la pandemia ha sido motor de desarrollo, buscando packaging que, además de facilitar la logística y distribución, transmita seguridad higiénica al consumidor.

Por esto, el centro tecnológico Ainia compartió tendencias y, a su vez, desafíos que enmarcan el presente de los empaques:

E-commerce

Debido a que ha aumentado la venta a domicilios, para evitar aglomeraciones, los fabricantes de empaques y decisores de compra ahora se deben preocupar por embalajes apropiados para prevenir daños del producto transportado.

De acuerdo con Ainia, el ajuste de los productos al tamaño del packaging se debe tener en cuenta, con el objetivo de minimizar los elementos de amortiguación, tipo expandidos o almohadillas de aire.

Lea también: Comportamiento de virus COVID-19 en empaques congelados

Así mismo, es de recordar que este tipo de venta online, entre otras tendencias, llevan a que los empaques “ready to eat”, portables o para alimentos fáciles de preparar sean más populares.

Materiales sostenibles

Los envases de un solo uso han tomado protagonismo en medio de la pandemia, debido a que generan más confianza en el consumidor. A lo que se suma el hecho de que los envases, por lo general, tienen diferentes materiales y, por lo tanto, no se pueden reciclar.

De tal manera que, según Ainia, esta es una oportunidad para innovar con materiales biobasados, reciclables y/o procedentes de material reciclado, a través de diferentes frentes en la cadena de valor, como el ecodiseño, uso de materiales alternativos a los convencionales y simplificación de las estructuras multicapa.

Le puede interesar: Conozca las 10 tendencias globales de consumo