En el marco de la pandemia por COVID-19, la inocuidad y seguridad de los alimentos es primordial para los consumidores, además de su interés en la calidad y la autenticidad de los mismos. Por esto las empresas productoras de alimentos se ven en la necesidad de contar con procesos automatizados para su eficiencia y garantías de seguridad, así como de disponer de sistemas que permitan el análisis de grandes cantidades de datos que faciliten la toma de decisiones en cada momento.

Estas son algunas tecnologías de inspección seleccionadas por su amplia implantación en la industria alimenticia:

  1. Detección de metales e inspección de rayos X: Los equipos de detección de metales y de rayos X son habituales en las líneas de producción para localizar contaminantes metálicos y de alta densidad, respectivamente.
  2. Espectroscopía y visión hiperespectral: Los sistemas de visión avanzada, espectroscopia y visión espectral analizan la interacción de la radiación con la materia en distintas bandas del espectro electromagnético para monitorizar procesos, detectar materias extrañas o medir la composición de los alimentos.
  3. Ultrasonidos: Los equipos de ultrasonidos analizan la propagación de otro tipo de ondas (mecánicas) para determinar el espesor de algunas capas de los productos o el nivel de llenado, en el caso de los envases.
  4. Biosensores: Los biosensores estudian la interacción de un elemento sensible (anticuerpo, sonda de ADN, etc.) con una muestra de producto para medir la concentración de compuestos como plaguicidas, microorganismos patógenos o residuos de antibióticos.

Le puede interesar: Ingredion extenderá su portafolio de proteínas a base de plantas